Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2009

BOCHORNO

Bochorno terrorítico. El asfalto empieza a diluirse entre carreteras repletas de estupidez humana. Colas a 40 grados y caras de desesperación. Los peques de vacaciones

NEURONA REBELDE

El rey del pop ya es leyenda. Se ha ido...», me susurraba mientras yo intentaba conciliar el sueño. La neurona más rebelde de mi redil se negaba a caer en los brazos de Morfeo. Me ordenaba levantar los párpados y poner en marcha mis brazos. Hurgaba por mis narices y martilleaba mi cabeza.
Al final, tras mucho insistir, lo logró: la neurona histérica revolucionó al resto y desataron la rebelión. Me levanté aturdido. Me encaramé al rincón de Historias por Descubrir. Moví la mano por la estantería, como quien toca de tirón las teclas de un piano, y la paré ante uno de esos libros: «En el café de la juventud perdida».
Las neuronas revoltosas reclamaban violencia literaria: "¡destrípalo! ¡destrípalo!". Me senté ante la mesa de operaciones. Cogí el lápiz bisturí y preparé un recipiente para ir lanzando las piezas con las que iba a crear a mi Frankenstein. Empecé a profanar la novela de Modiano. Abrí el libro en canal, extraje su historia y le arranqué los personajes. Entre ellos, Lo…
Bueno, seguimos ensayando...

MISTERIO

En pruebas y con mucha calor. No tengo claro todo esto como funciona. Ni quien puede leerlo y quien no. Forma parte del misterior bloggero, pienso yo.

EL ANGEL DE ANANTAPUR

Al ángel de Anantapur le han salido alas. Ahora, desde las alturas, observa cómo lloran los suyos mientras fluye el incienso en los alrededores de su casa de Bathalapalli y brotan a sus pies miles de flores del color del azafrán.El hombre de mirada tierna deja en la tierra una alargada sombra. Una herencia que late en el corazón de los dos millones y medio de personas que en el último medio siglo han bebido de su magia: «el milagro de dar».Vicente Ferrer se encontró al llegar a la India (1952) con un ejército de desamparados deambulando, entre la miseria y la tristeza, por una de las regiones más pobres y áridas del país. Un lugar llamado Anantapur en el que impera la sequía más atroz, la desertización más férrea y las carencias más agudas en la educación, la sanidad y los derechos humanos.Un paisaje desolador que encogió el corazón de este cooperante de cuerpo chico que rezumaba bondad. «Un santo en la tierra», aseguró ayer el padre Ángel.Y posiblemente lo era, porque bajo su piel ac…