Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2009

Roma sigue viva

BILBAO 2009 (Y VAN DOS)

Aquí va un collage de fotos del museo Guggenheim. Luego veras otras variaciones. Realmente su arquitectura me tiene cautivado. Visita obligatoria para pasarse el día contemplándolo y estudiando sus cambios de luz. Perfecto. Maravilloso.

...más

BILBAO EN LA MEMORIA i

BILBAO EN LA MEMORIA ii

BILBAO EN LA MEMORIA iii


EL PERRO i

--fotografías hechas en bilbao y tratadas con filtros. muy divertido


BLANCABOTOX

Ni Chaplin ni Marlen Dietrich quisieron perderse el estreno de 'Blancanieves y los siete enanitos' en el Carthey Circle de Los Ángeles. Fue la gran plataforma de despegue para la mayor fábrica de ficción de la historia. Ahora, 72 años después, los retoños de papá Disney quieren que sigamos mordiendo la manzana envenenada para que, con la excusa del Blu-Ray, la ya viejecita princesita siga haciéndoles caja.
Blancanieves se ha puesto en manos de los mejores cirujanos para que le quiten las arrugas y la dejen tan espléndida como cuando se presentó, toda inocente, ante un público expectante un 21 de diciembre de 1937. Para ello han restaurado, palmo a palmo, la historieta de la niña que acongojó a los animalitos del bosque con sus gallitos cantarines. Y han logrado que esté tan exultante como la Preysler después de una sesión de botox y tan planchada como la Montiel tras pasar por las manos de un experto en gotelé.
Eso sí, ninguna de las tres son ya lo que parecen. Sus esqueletos, d…

DALES JABÓN

Con mi nueva chupa de cuero se podrían comprar unas 360 pastillas de jabón. Con las repelentes slippers que llevan los pijos Medina, otras 450. Con el Infinity de..., bueno de quien sea..., unas 154.000. Y con el apartamento más caro de mundo, ese que cuesta 38 millones de euros y que se ha quedado un japonés en Hong Kong, tendríamos tropocientas mil pastillas más. Dicho esto, le propongo resolver un enigma: si usando jabón se pueden reducir un 40 por 100 las muertes que causa la diarrea, ¿cuántas vidas salvaríamos si destináramos los gastos inútiles que nos rodean a mejorar la higiene del tercer mundo?
Más de uno debe de estar en este instante pensando que esto es un ejercicio absurdo. Y puede ser, pero mi conciencia cochambrosa me vomitó un buen día este galimatías y desde entonces no me lo había podido quitar de la cabezota. Y, como no encontré respuesta a las injusticias mundiales, busqué ayuda en la niña de mis ojos...
«¿Está Mafalda?», pregunté. «¡Marchó!», me contestó Quino, su p…

BILBAO 2009

Como ya sospechaba me he quedado entusiasmado con el museo de titanio. Pero si algo le d vida es la ría. En ella refleja toda su grandeza.Las fotos blas tomé una mañana a eso de las diez.

ANIMALARIO

La serpiente de la semana ha sido una leona. O mejor dicho, un perro travestido que quiso ser la reina de la selva para tener su minuto de gloria. Este chucho salvaje ha mantenido estos días en vilo al personal, ha logrado colarse en las tertulias más refinadas de puro y carajillo y ha conseguido un pasaje directo al cielo gracias a una manta de tiros.
El perrito, de metro y medio de cuerpo y setenta centímetros de patas, ha escrito alguna de las páginas más llamativas del animalario semanal. Pero en realidad, han sido otras bestias las que han acaparado todo el protagonismo.En medio de la selva urbana, los leones más fieros del lugar, los que mandan en el mundo animal, han mantenido y mantienen abierta una encarnizada lucha por el poder. Los felinos exaltados se intentan devorar unos a otros con contundentes dentelladas en la yugular, mientras los corderos corretean espantados de un punto a otro de la ciudad intentando huir de este denigrante espectáculo.
En la retaguardia, alimañas, b…

LA CAJA DEL ECLIPSE

Tim Burton me echará una mano», pensé. Me acerqué a la casa del Chico Ostra, llamé a su puerta y me abrió el horroroso Niño Pingüino. «Demasiado esperpéntico», mascullé. Fui entonces al jardín de Cortázar y empezó a contarme sus cronopios. Pero me lió y seguí buscando por mi pequeña ciudad de libros una chispa que desencadenara una historia. Algo que me permitiera escribir andanzas alejadas de tormentas políticas, gotas frías desbocadas y desencantos olímpicos.
Visité a Galeano, a García Montero, a Benedetti... y, mirando, di con un cofre que hace años dejé olvidado en la estantería. Allí permanecía lleno de polvo entre un libro de Delibes y las 'Memorias de Adriano'. Era una caja metálica que me regaló mi padre, a quien, a su vez, se la había entregado mi abuelo. Había pasado de mano en mano y me contaron que procedía de Oriente: la hizo un orfebre una noche de eclipse y la compró un mercader para su hija.
Cogí el cofre con respeto. Mi padre me había advertido que lo mirara per…