Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2010

ABRE DE UNA VEZ

Esta pequeña colección de puertas y balcones está hecha con imágenes tomadas en un viaje al Priorat el pasado invierno. Es un lugar excepcional. O mi me lo parece...

CAPERUCITA (OR NOT)

Nuestra querida caperucita ha dejado de taparse la cabeza y ahora opta por el paraguas. Ni siquiera el lobo es como era. Ahora parece un corderito con botas totalmente entregado a las voluntades de la pasión. Sólo queda el rojo. El del paraguas. El rojo y mucho cuento. Colorín, colorado, el paraguas ha quedado.
(La foto la tomé callejando por Valencia y luego le he ùesto un poquito de magia barata).

LA CONCIENCIA

Ojo amigo, mi amiga la conciencia anda suelta. Quizá por eso sea tan inconsciente. A veces.
Foto: Jesús Trelis (tomada por el barrio de El Carme en Valencia)

POETA SIN VERSOS

Entró en su laboratorio de palabras. Como tantas noches. Un lugar repleto de letras huérfanas y versos sueltos, donde deambulan comas, puntos y acentos inquietos.
Sobre la mesa de operaciones reposaban sesudos ensayos y novelas por leer. Cogió la última recopilación de Bukoswki, oculta bajo un telón de polvo. La oteo: «Mientras la mayoría de la gente/ lo desperdicia todo conversando/ yo/ lo escribo». Pensó que era genial y, como a otros, lo envidió. Apartó el libro y apareció Sabina y sus 'Ciento volando' («Benditas sean las bajas pasiones»). Y García Montero, y Llamazares. Recordó 'La Lluvia amarilla' y escuchó un tambor de hojalata. Y a medida que iba reencontrándose con libros olvidados se animaba su ego de poeta. Poeta frustrado. «Hoy sí, hoy me saldrá algo», se dijo. «A por el Cervantes». Sopló fuerte, como quien se dispone a iniciar un maratón. Pero quedó quieto, congelado ante el blanco. Pasaron los minutos. Muchos. Empezó a sudar. A apretar con fuerza el lápiz.…

DÍA DE LAS LETRAS

Foto tomada en Buenos Aires el verano de 2010 y perfecta para recordar la importancia que tienen las letras cuando se unen con ingenio, mala uva, responsabilidad, coherencia e incluso con algo de locura.

DIA DE LAS LETRAS: PREMIO CERVANTES

Por si os interesa, aquí os dejo el discurso íntergo de José Emilio Pacheco, premio Cervantes 2010.

"Majestades, Señor Presidente del Gobierno, Señora Ministra de Cultura, Señor Rector de la Universidad de Alcalá de Henares, Señora Presidenta del Consejo Nacional para la Cultura y para las Artes de México, Presidenta de la Comunidad de Madrid, Sr. Alcalde de esta ciudad, autoridades estatales, autonómicas, locales y académicas, amigas, amigos, señores y señoras.

1947 es una fecha tan lejana como 1547. Ambas se han hundido en la sombra eterna y son irrecuperables. Tal vez la memoria inventa lo que evoca y la imaginación ilumina la densa cotidianeidad. Sin embargo, del mismo modo que para nosotros serán siempre gigantes los molinos de viento que acababan de instalarse en 1585 y eran la modernidad anterior a la invención de esta palabra, en algún plano es real otra experiencia: la de un niño que una mañana de Ciudad de México va con toda su escuela al Palacio de Bellas Artes y asiste …

VALENCIA: DE TIENDAS

Foto: Jesús Trelis

AGUA

Foto: Jesús Trelis

LLEGA ALICIA

Foto: Jesús Trelis

CIUDADANOS (II): SIN ROSTRO

La ciudad está llena de rostrosocultos.  Una capucha, una cámara, el zoom desenfocado. Detrás de todos ellos, historias, anécdotas, alegrías, tristezas, vida. Un almanaque de emociones y soledades que nunca conoceremos.  Creo.
Las fotos las tomé callajeando (Jesús Trelis)

CORRE MACHOTE

Dio los saltitos de rigor antes de salir de casa. Su michelín rebotó llevado por la gravedad con el mismo entusiasmo con el que se tomaba su reencuentro con el footing. «Vamos chavalote», se dijo convencido de que era el inicio del fin de sus kilos de más. Bajó las escaleras de la finca de dos en dos, de tres en tres, y... ¡cataplum! «¿Qué pasa?», gritó la vecina del tercero. «Nada, nada», le contestó sonrojado y repuesto de la caída. «Vamos chavalote, vamos», se repitió. Una vez en la calle exclamó a sus adentros: «ahí va el galgo del barrio». Miró a un lado y al otro. No sabía por dónde tirar. Cogió una moneda del estrecho bolsillo de las mallas de lycra y la lanzó hacia arriba. «Cara a la izquierda, cruz a la derecha», se dijo. Y esperó, esperó... pero aquel euro no cayó por ningún sitio. Miró por los lados, por debajo... pero la moneda había desaparecido. Con cara de incrédulo, respiró hondo y se puso a correr. Muy estirado, marcando estilo, zancada larga... Observó …

UNA MASÍA TRAS SU HISTORIA

Recuerdos de un pasado. Restos de un bello mas, en medio de l'Alcoià. Un lugar hermoso para dejar libre la imaginación y soñar en cómo se vivió allí. Las imágenes, también las tomé el pasado Viernes Santo

ALCOI: DE PASEO POR EL PUIG

Creo que fue el pasado Viernes Santo (2 de abril de 2010). Hacía un sol de estos de primavera medio intenso y engañadizo. De esos que te deja caer los rayos sin fragor, pero con suficiente intensidad para creerte que es verano. Fuimos a El Puig. Un hermosísimo paraje de montaña, con olor a romero y tomillo, con roca y musgo, mucho pino exaltado y un verde intenso fruto de invierno sorprendentemente húmedo. Allí nos encontramos con las huellas de los íberos, en un poblado excepcionalmente trabajado, y unas vistas excepcionales. Pero había mucho más.

VALENCIA:EL ALMUDÍN

El Almudín, un lugar imprescindible para conocer la historia de Valencia. Se disfruta mucho y es interesantísimo. Muy recomendable. La imagen es de su interior, tomada antes de hacer la visita y de que te prohiban hacer fotografías. Cosa que, por su puesto, cumplí.

PUNTO MEDIO

¡Qué le vamos a hacer! Vivimos en un planeta a una hipérbole pegado. Ya sabes: «aumentar o disminuir exageradamente la verdad». Recordarás a Miguel Hernández: «Tanto dolor se agrupa en mi costado que, por doler me duele hasta el aliento...». Pues así de superlativa es nuestra realidad. Porque en el fondo, todos escondemos un Quevedo inspirado. Nuestra mente y verborrea suelen desbocarse por los caminos de lo desmedido con facilidad. Pasamos de seguir una estricta dieta a base de alcachofa durante días, a comerse cuatro cabritillos en una sola sentada. De ser una extensión del sofá, a volverse locos por el gimnasio. O de envidiar a muerte al rey del golf, a señalarlo como el gran pecador. Tiger, el condenado. A la Esteban, que antes era una 'aprovechá', ahora se la disputan porque tiene más seguidores que el divo Ronaldo. A la inocente Blancanieves, ahora le tachan de sexista. Y a ese futbolista que hace unas semanas todos veían de capa caída, ahora lo volvem…

MONA, COMETA Y HERBERO

ABRIL

Aquí va un entrega de urgencia de los días de desconexión por Semana Santa. Sol y campo.  Un lujazo. Las imágenes son de los alrededores de Alcoi y las tomé el pasado 2 de abril, Viernes Santo.

VALENCIA: LOS BAÑOS DEL ALMIRANTE

Los baños del Alimirante están en una de las callejas del barrio antiguo de Valencia. Creadas según la arquitectura árabe pero en época cristiana ha sido punto naurágico de la vida social de Valencia durante siglos. Ahora ha logrado recuperar su antiguo aspecto. Visita muy recomendable.  Las imágenes las tomé el pasado 21 de marzo de 2010

ROSTROS OCULTOS

Cuando era pequeño he de confesarte que me causaban pavor. Quizás porque me recordaban al hombre del saco. Ese que aparecía en la medianoche para llevarse a los chicos malos. Y yo, cuando medía poco más de un metro, era algo revuelto. Pero te decía que me aterrorizaba observarles con el rostro oculto bajo una larga caperuza de color negro. Un inmenso cachirulo por el que sólo asomaban unos ojos vidriosos que trasmitían dramatismo y tenebrismo. A lo Caravaggio. Todo a su alrededor se dibujaba misterioso: grandes esculturas con rostros desconsolados, cristos ensangrentados, una multitud de velas y un profundo olor a incienso que todavía me acompaña. Con los años esa impresión infantil se ha ido atenuando. Pero también es verdad que sigo manteniendo vivo el respeto por toda esa gran escenografía de la Pasión: por esos morados y ocres intensos que lucen los cofrades, por los gritos que rompen el silencio, por los tambores que suenan secos y, sobre todo -e insisto-, por los ros…