Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2010

QUEDAN LOS COLORES

La inmensa Buenos Aires esconde en su interior toda una explosión de color. En Caminito, en Palermo, en Boca... en los rincones más insospechados ves cómo los colores se apoderan de la imagen. Aquí te dejo algunas muestras de ello. Fotos: Jesús Trelis

ROTROS II: ROSTROS NORTEÑOS

 Rostros II. Rostros Norteños. Fotos Jesús Trelis 

SUENA EL ACORDEON

Noche de tango en Buenos Aires.
Fotos: Jesús Trelis 

ROTROS I: ROSTROS PORTEÑOS

Rostros I. Rostros porteños.
Fotos: Jesús Trelis

QUE VIVA LA ESTEBAN

Mi madre ya me había advertido de que iban a hacer un programa especial sobre la ex más famosa del país. «Això es massa, ¿no?», me preguntó. «Massa per a la carabassa», le contesté en broma. Pero pronto la perplejidad llamó a mi puerta: viendo la televisión me di de bruces con 'La princesa del pueblo' . La exaltación que la cadena amiga hacía de la ex de Jesulín no tenía referente alguno en mi memoria televisiva. Todo tipo de analistas y colegas de profesión disertaban sobre lo que denominan 'Fenómeno Esteban'. La comparaban incluso con Eva Perón o Diana de Gales. La guinda la puso una encuesta de Sigma Dos: Belén lograría cinco escaños en el parlamento y sería decisiva para formar gobierno.  Totalmente desconcertado por la avalancha de despropósitos (no estaba preparado para ello, lo siento), miré al cielo y grité al Todopoderoso: «Seré yo señor, que no comprendo nada». Pero pronto vi la luz y entendí por qué la chica del barrio de San Blas tiene legione…

HACIA EL OTOÑO

Los últimos colores del verano ya han muerto. Nacen los pardos y grises, tostados y amoratados. Queda detrás el amarillo intenso de los girasoles y el perfume a lavanda. En este caso, en unas imágenes tomadas en la falda de la sierra de Mariola
Foto: Jesús Trelis

BUENOS AIRES, EN EL MUSEO DE LOS ANGELES

Fotos Jesús Trelis. Museo de Bergara Newman. Universidad de San Salvador. Buenos Aires

NADAL O NADA

Venga, me voy a dar ánimos yo solito porque tengo las pilas descargadas. Sí, ya sé que es un claro síntoma de debilidad. Pero los chicos también lloran , ¿no? O eso cantaba Miguel Bosé cuando era la mitad que ahora. Bueno, todos éramos hace unos años la mitad que ahora. El tema es que ando descentrado, algo espeso. En Babia. Eso sí, me consuela saber que en la Moncloa y en Génova también están faltos de energía. La que tienen la desperdician en ataques absurdos, debates infructuosos, políticas erráticas... ¡Uf! Sigo tan apocalíptico como siempre. La botella la veo claramente medio vacía. Bueno, casi vacía. Hablo así posiblemente sin motivo. No sé. Pero claro, leo que el 14 por ciento de los jóvenes ni trabaja ni estudia y me revuelvo. No me cuadra. No me vale eso de: «estudiar no me gusta y el trabajo me lo han quitado los inmigrantes». Lo del curro soy consciente de que está mal, muy mal. Pero, ¿lo de estudiar? A veces, y te advierto que esta reflexión suena algo carca…

BUENOS AIRES: SANGRE VERDE

Cada rincón de Buenos Aires oculta algo para descubrir. Hasta el asfalto esconde sus atractivos. Al menos fotográficos. Ya ves cómo la carretera deja fluir su sangre. Sangre verde. De rabia, dolor, de maltrato. O de nervio, de pasión, de locura. Sangre porteña.

ISMAEL SERRANO

Aquí no se aprecia, pero la cola que había en el teatro de la calle Corrientes en el que iba a actuar Ismael Serrano era impresionante. Me llamó mucho la atención el gentío. Y me sorprendió aún más cuando descubrí que era para escuchar al autor de Atrapados en Azul. Otro aliciente más de Buenos Aires.

EL FUEGO LE PERDONÓ

Pou Clar (o Pous Clars) es sin lugar a duda un paraje idílico. Acaba de salvarse de las llamas que los pirómanos han provocado estos días por el interior de la Comunitat Valenciana. Y eso, sin duda, alegra. Este verano pasamos por allí y nos dimos un chapuzón. Es como meterse en una cuba repleta de cubitos. Duele. El agua de Puou Clar duele. Pero luego te quedas la mar de bien. Estas son algunas de las imágenes que tomamos por allí... Fotos: Jesús Trelis

LA MECHA

La vanidad y la locura, el radicalismo y la rabia, la intolerancia y el populismo. Juntos bailan en las mentes desquiciadas de aquellos que hacen de su ego un polvorín. Ese que estalla de pronto, cual terrorista descerebrado, para avivar a la desesperada el fuego de la vergüenza.
Son los locos. Locos por mantenerse en el poder a toda costa, por enriquecerse cueste lo que cueste, por imponer sus tesis aunque sea a garrotazos. Locos radicales que enarbolan banderas trasnochadas. Locos pirómanos que incendian nuestros pulmones. Locos que propagan con sus consignas el fuego de la cólera, de la violencia, de la división. Malditos locos estúpidos que prenden las mechas de nuestros días en pro de su bienestar.
Jugar con fuego o el juego del fuego. Real o imaginario. Fuego abrasador o interior. El que quema el bosque y el que quema vidas. El que sepulta árboles bajo cenizas. El que devora alimañas y ardillas, conejos y lagartos, serpientes que no corrieron lo suficiente. Mirlos, torcaces, moc…

BUENOS AIRES, ENTRE LAS TINIEBLAS

A Buenos Aires también te lo puedes encontrar entre las nubes. Pero no son las nubes que oculta las miserias de sus vecinos del norte. Allí ocultan a los señores de las altas finanzas que viven en las alturas de sus grandes edificios de cristal Eso sí, siempre hay rincones en los que uno pued intuirLa Paz.

Fotos: Jesús Trelis