Ir al contenido principal

COLOMBIA VI: EL MAYOR JAIMES

De cómo descubrí entre las imponentes esculturas de Botero el rostro más conmovedor de Medellín


Ando desconcertado. Tengo un pellizco en el estómago y me cuesta respirar. Hace unos días, desde las alturas, desde el metrocable que sobrevuela Medellín, recorrí los barrios más deprimentes de la ciudad. Extensas laderas repletas de miseria donde ladrillo y madera se dan la mano dando forma a una anarquía de chabolas que esconden historias truculentas, niños sin futuro y futuros inciertos.



Desde la cabina del funicular urbano, Alejo me contó cómo viven en los barrios populares de la capital de Antioquia y debo confesar que aún estoy conmovido. Una madre que lucha para que su hijo no acabe siendo un delincuente y que le pone las manos sobre el brasero cada vez que descubre que ha robado en la escuela; padres atemorizados por los clanes de vendedores de droga que guardan silencio por miedo cuando suenan los disparos; o la historia de esos chiquillos que veíamos jugando a fútbol, soñando con ser uno de los grandes del balón pero que acabarán sometidos a la ley de los narcos.


Me impactó tanto que durante todo el día estuve pensando con Alejo y con esos jóvenes con los que posiblemente me he ido cruzando estos días por Medellín y que, a pesar de no tener más de quince años, ya han empuñado un arma, la han puesto sobre el pecho de una persona y han disparado.


Críos que se convierten en mulas o en sicarios para ganar dinero fácil y que acabarán atrapados en una maraña de la que nunca podrán salir si no es con los pies por delante.


Pero pese a que todo parece eclipsado por el terrorismo y el narcotráfico, los colombianos se niegan a que les secuestren sus esperanzas y te recuerdan con energía que Medellín es mucho más. Que ya han empezado a recorrer muchos otros caminos para dejar atrás el cruel perfume de los sicarios y la peste del terrorismo. Y se esfuerzan por mostrarte la otra cara de su país.


Sin embargo, cuando empiezas a creerte que es así, entre las imponentes esculturas de Botero y los vendedores de sombreros de palma, dulces de guayaba o zumos de maracuyá, te encuentras de golpe con su realidad más deleznable. Al llegar a la catedral para visitarla antes de marcharme de Medellín, encontré decenas de agentes de la policía que despedían a un compañero. El mayor Félix Antonio Jaimes Villamil había sido cruelmente asesinado por las FARC en una trampa mortal. Estaba casado y tenía tres hijos, a los que les costará olvidar. A mí también.


Besos colombianos.
 
'El Comecocos' Jesús Trelis. Las Provincias. 9 de julio de 2011

Comentarios

Entradas populares de este blog

MIS PASEOS CON CHATI

Se llama Chati. (Sí, es cursi; lo sé). Llegó a casa hace unas semanas. Tenía cuatro meses. Patas de medio metro, pelo color canela y una orejas simpáticas. Es mestiza. Podenca y algo más. En el fondo, como todos: sangre de aquí y de allá; del sur y del norte; de abuelo republicano y del abuelo del otro bando; de origen humilde aunque con un tío millonario en América. Mestizos, por todos lados. Un honor. Aunque Hitler y otros locos por la raza nos hubiesen fulminado. Con la mirada. Y algo más.
Su mirada, la de mi mestiza, tiene destello. El brillo de la inocencia, de la gratitud, de sentirse (de pronto) feliz. Aunque en el fondo, también esconde una patina de nostalgia. Por lo vivido, supongo.

A Chati la encontraron deambulando por una autovía, con su madre escuálida y malherida a su lado. Las dos, en medio de la jauría de coches. A su madre, la sacrificaron. Ella, emprendió un nuevo camino a nuestro lado. Y cuando la veo, pienso en ese toque inhumano que, quizás por falta …

SACAPUNTAS

Le encantaban los sacapuntas. Los de metal de toda la vida. Y esos manuales que le das a la manivela y afila el grafito hasta parecer un punzón. Un punzón tan afilado que las palabras salían de él cortantes. Crimen, desamor, estulticia, vergüenza, corrupción, emoción, pasión.
Escribía sangre y con ella montaba una carnicería. Escribía carne y con ella montaba un banquete. Y escribía banquete y montaba una historia en la que un chef de la vieja escuela cocinaba el mejor solomillo Wellington con un delicado puré de patatas al estilo de Robuchon. "Comed queridos, comed", gritaba a sus comensales el cocinero en medio de la algarabía.

Todos ellos eran invitados de excepción para esta historia, en la que un lápiz muy afilado hacía de anfitrión y elegía a quién sentaba a su alrededor. Como si el hecho de poder escribir lo que quisiera, le dotara de un poder extraordinario. El poder de la libertad de expresión: de tener un púlpito desde donde dejar correr las palabras, un estrado desd…

GARABATOS

En el mundo de los políticos y compañía, como si fuera una novela de Agatha Christie, jugaban a los diez negritos eliminando pasito a pasito a los ministros. O intentándolo. Mientras tanto, en el mundo real, una pareja de ancianos, de 70 y pico años eran desahuciados porque la pensión por debajo de 400 euros ya no les daba para más. Por vergüenza al que dirían, se fueron a vivir a un parque casi en secreto. Y allí pasaron los días mirándose en un banco y durmiendo, posiblemente abrazados, bajo un árbol. Mientras el tiempo y la amargura iba pasando de puntillas por su lado.

En el mundo de los políticos y compañía, se reían a carcajadas por la intervención de Donald Trump en la ONU, que aseguraba que en dos años había conseguido más logros que nadie. Mientras, en el mundo real, dos niñas de 6 y 3 años eran asesinadas por su padre de forma salvaje. Y de nuevo, esa crueldad dejaba sobre la mesa la feroz realidad que nos rodea en la que los pequeños son las víctimas de una lacra que no cesa…