Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2011

2012. EMPIEZA EL TEATRO

Imagen

FELIZ 2012

Imagen

DONDE LAS NUBES DE HIELO

Soltó una bocanada de vaho sobre el cristal y desplazando sus contundentes dedos sobre él, dibujo unos ojos y una amplia sonrisa. A través de la ventana, vio a lo lejos a la gente corretear de un sitio a otro. Los últimos negocios abiertos cerraban apresurados, los coches se cruzaban entre sí movidos por la urgencia navideña, el griterío de niños jugueteando en las casas tomaba la noche, el aroma a guiso de ternera se colaba por las cocinas, las chimeneas escupían humo y las calles olían a leña quemada. En las montañas, caía nieve. En la ciudad, la lluvia fina bailaba con la brisa fría el vals de Nochebuena. Un, dos, tres; un, dos, tres. Volvió a lanzar una bocanada de vaho sobre el cristal y dibujó una espiral. Lento. Pensando que había llegado el momento. Su momento. Dirigiendo la mirada hacia las estrellas, las pocas que se dejaban ver entre las nubes cargadas de hielo, lanzó un largo suspiro y recordó todo lo vivido y visto este año. «Malditas historias, esas de la crisis», se dijo…

BONES FESTES

Imagen

HACER EL GANSO

Imagen
Ya hemos hecho bastante el ganso. Fotos Jesús Trelis

EN LA JAULA

Las esposas acariciando sus muñecas transmitían una frialdad inquietante. El brillo del metal que presionaba sus manos imantaba todas las miradas. Él, coronado como el jefe de los corruptos, encorvaba su cabeza para esquivar los dedos acusadores. Jueces, fiscales, jurado popular, público ansioso de escudriñar, periodistas ávidos de discernir verdades y falsedades... todos tomaban la sala en la que se iba a imponer Justicia entre el crujir de la carcoma y la escenografía de una sacristía.
Correa, el cabecilla de la trama Gürtel, llenó de escarcha el juicio de los trajes cuando apareció en la sala esposado. Muchos sintieron en ese momento el escalofrío que produce la evidencia de que detrás de la culpa llega la condena y después asoma la cárcel. Es ahí cuando uno intuye el vértigo a la soledad compartida con diablos descarriados y homicidas descarnados. El terror a las noches frías en prisión en las que los espectros danzan alrededor del reo convertidos en un gas, gélido como el agua de…

EFECTO DICKENS

Imagen
Ha sido encenderse ese puñado de luces led que iluminan la negra Navidad de la crisis y darme un ataque de ñoñez. Tanto que me veo como un muñeco de nieve con el cerebro de mazapán (ram-pam-pam-pam). Quizá por eso, se me ha disparado la imaginación y he quedado atrapado en mitad de ensoñaciones de las que no me despierta ni el juicio de los trajes patrocinado por Gürtel, ni las excentricidades de una ministra que quiso ser princesa a cargo del pueblo llano y acabó hechizada en una suite frente al Kremlin.



En mi nube de turrón, he logrado huir de los despropósitos viajeros de Sinde y del mamoneo generalizado de políticos de un bando y de otro. He conseguido pasar de ellos y, mientras compartía chupitos de moscatel con los gnomos del señor Noel, he pensado que es posible volver a creer; soñar como cuando tenía pelo; ilusionarme cuando me dicen que han descubierto un planeta que -ahí está lo bueno- aseguran que sería habitable; imaginarme viajando hasta esa verdadera Pandora de Avatar, y…

DIBUJANDO EL CIELO

Imagen
Amanecer en Valencia, camino de gimnasio. El cielo parece roto, una performance, un inmenso lienzo que contemplan escuálidas y atónitas las antenas de las azoteas.Foto Jesús Trelis

NAVIDAD

Imagen
Todo empeiza a oler a Navidad. Eso sí, este año una Navidad contenida. En las calles, las luces casi duermen. Aún falta su tiempo. En Valencia, ya luce este árbol.Foto Jesús Trelis

SEGUIMOS VOLANDO

Imagen
Foto Jesús Trelis. Piles, agosto 2011.

OTOÑO

Imagen
Facheca, diciembre 2011. Foto Jesús Trelis

PUTURRÚ DE FOIE

He visto a Ronaldo en una fotografía y parecía King África. Como si fuera un concursante de 'Tu cara me suena'. Y aunque ya sé que era recurrente hablar de sus kilos de más, en este caso me ha llamado poderosamente la atención cómo la leyenda del fútbol brasileño ha conseguido deformarse tanto en tan poco tiempo. Aunque, bien pensado, todos hemos cambiado mucho y de forma acelerada. A nuestro pensamiento le ha salido un michelín y a las ansias de revolución, alguna cana y muchas migrañas. Los años y sus circunstancias no perdonan a nadie ni a nada. Obama ya no es el Mesías sino un presidente más en apuros; Sarkozy dejó atrás el glamour de Carla Bruni para ser ese señor bajito del Elíseo que quiere cortar el bacalao; y Merkel, la que de verdad lo corta, ha dejado de ser aquella señora de silencios inquietantes, para convertirse en la Reina de Corazones de la 'UE de las Maravillas' y ahora anda por ahí pidiendo que le corten la cabeza a uno y a otro. «¡Que…