Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2012

QUERIDA WENDY

Cada vez que pido una Mirinda en El Viejo Lobo y Manuela, con su habitual paciencia, me contesta que de eso ya no tienen hace años, me entra el sudor frío que segrega enfrentarse a la realidad. En ese instante miro de reojo hacia el espejo antiguo de la taberna, ya desconchado y amarillento, y me veo como me imaginé hace años: con el pelo salpicado de blanco y con dos entradas prominentes con forma de dragón que devoran feroces mi débil cabellera.


Redescubro entonces que los síntomas son demasiado evidentes como para obviarlos. Demasiado contundentes como para no entender que la vida entra en esa etapa en la que toca a diario lidiar con las nostalgias y los recuerdos. Un tiempo que relega a la Prehistoria aquellos años en los que soñaba con escapar y encender la revolución. Aquellos años en los que unos días me creía el sultán de Persia y otros, un cruel corsario por las tierras de Yucatán.


Verme en ese espejo desconchado me hace comprender que vivo abocado a esas conversaciones con los…

Fallas en blanco y negro

Fallas en Blanco y Negro. Foto Jesús Trelis

Fallas 2012

Nunca lo hago pero en esta ocasión no puedo evitarlo. Fallas 2012. Foto Jesús Trelis. Prohibido su uso.

Esto está que arde

Fotos Jesús Trelis


Da Vinci en Fallas

Fotos Jesús Trelis

Bogedón del mar

-- Desde Mi iPad

Gambas de domingo

-- Desde Mi iPad

NUNCA ES TARDE

La vida es sencilla, hasta que nos la complicamos. Y llegamos a entorpecerla tanto que en un momento dado puede devorarte. Te lo digo porque el otro día al salir de la taberna de El Viejo Lobo me encontré con un cuerpo tendido en el suelo, un charco de sangre a su alrededor y una multitud consternada. Miré hacia arriba, observé una ventana en el cuarto piso y una cortina que se escapaba por ella delatando lo ocurrido.



Me impactó tanto aquel cuerpo que regresé al viejo café, tomé una infusión para relajarme y resoplé en silencio, con ganas de llorar, mientras fuera seguía el trasiego. Para desahogarme le pregunté a mi pálido compañero de barra, que mataba el tiempo mordisqueando un palillo, qué se le puede pasar a una persona por la cabeza para acabar saltando por una ventana. Él me miró con una amarga sonrisa, como diciéndome en silencio que soy un ingenuo. Un instante después rompió hablar: «De todo. Le puede pasar de todo». Dejó el mondadientes y empezó a confesarme que a sus cuarent…

A TRAVÉS DE LA VENTANA

A través de la ventana se escriben mil historias. Foto Jesús Trelis.

EL TAMBOR

Apurando la caña de cerveza, pasaba las páginas de los periódicos con la sensación de que vivo en el país de Alí Babá y que, de nuevo, la maraña de la realidad no me dejará ver más allá del abismo. «Hubo un tiempo en el que la imagen de unos padres que recogen tapones de plástico para recaudar dinero para su hija enferma podía ser hasta portada de un diario», le dije a Germán, que preparaba los cafés ante mí. Él me miró, elevó los hombros y siguió con su trabajo. «Ahora parece que todo son porras y gritos, el duque y los políticos, el saqueo y la crispación, los recortes y la corrupción», murmuré en voz al alta sin captar la atención de Germán. «¿Te pongo otra caña?», me soltó el dueño de "El viejo Lobo". «Hemos perdido la esencia de la humanidad, se matan medio centenar de personas en un accidente de tren en Buenos Aires y casi nos da igual; embargan un colegio con los alumnos dentro y parece hasta normal? Nos hemos instalado en la indiferencia», continúe reflexionando. Ger…

SANTES CREUS

Monasterio con magia. O magia en el monasterio. Fotos Jesús Trelis