Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2012

CHARLOT I LLAPISERA

Foto Jesús Trelis

IGNORANTES

De cómo emnecontré conn Alí Babá y los cuarenta ladrones y desperté del hechizo

Reconozco que soy un ignorante. O un ingenuo. Da igual, empieza por "i", como indignado o irritado o inocente. Soy un ignorante porque me creí que mis hijos tendrían un tercio de las asignaturas en inglés, que llegarían a dar clases de chino mandarín e, incluso, que estudiarían cada uno con su ordenador en unas aulas inteligentes con pizarras electrónicas y libros digitales.



Me lo creí hasta que, de golpe, el hechizo se deshizo, la carroza se convirtió en calabaza y, de nuevo, nos vimos hablando de si han de estudiar en valenciano o castellano y de Educación para la Ciudadanía. O lo que es peor, al despertar de mi ignorancia descubrí que las aulas empezaban a acoger a más alumnos (como en los años setenta) y que perdíamos la ayuda universal para comprar los libros de texto. E incluso observé cómo, esos jóvenes a los que animamos para que estudiaran una carrera y se labrasen un futuro en la Universi…

JUGANDO

-- Jugando con la vida. Como si fueramos bolos. Foto. Jesús Trelis

LA ISLA

De cómo acabé con mis pensamientos donde viven los monstruos

Cuando de forma inesperada me encontré con su obituario, solté una lágrima de esas que discurren por nuestro interior sin que nadie se de cuenta de ello. «Los chicos no lloran», me dije. Aunque la cosa se fue poniendo difícil a medida que conocía la historia de Maurice Sendak. Tanto que ese llanto interior fue incontrolable y acabó haciendo naufragar mis pensamientos hasta llevarlos a la isla "Donde viven los monstruos". Que, por si no te acuerdas, es el título del libro infantil que llevó a Sendak al Olimpo de los contadores de historias.



La cuestión es que cuando mi mente llegó a ese extraño lugar me encontré con Max, protagonista del cuento del escritor de Brooklyn. Un niño del club de los incomprendidos que soñaba con ser un monstruo capaz de aterrorizar a cualquiera. Le hice llegar mi tristeza por la pérdida de su creador, pero él se mostró bastante frío. Como si su corazón hubiese dejado de ser humano. Y tras u…

Su gran día

-- Mi peque ya sueña con mañana. Foto Jesús Trelis

GENTE CORRIENTE

¿Si soy acreedor al galardón? Claro que sí. X un libro que estoy x escribir». Nicanor, que debo reconocer que no descubrí hasta que se hizo pública la concesión del Cervantes, me tiene cautivado. Y me siento afortunado porque, siendo ruin la ignorancia, a veces te permite regocijarte cuando descubres a genios que tenías ante ti y no veías.



Nicanor Parra tiene magia. 97 años colapsados de magia. Su poesía, su forma de expresarse y, por encima de todo, su personalidad rezuman emoción. Emocionan. Porque este francotirador de la poesía -así le definió el ministro de la Cultura en la entrega del Cervantes-, es capaz de adentrarte desde la cotidianidad en lo que realmente importa. Nicanor es, frente a la falsedad instaurada y admitida, la esencia de la verdad, aunque él jamás lo admitiría. De hecho, mientras un granado grupo de señores vestidos de chaqué le rendían tributo en Alcalá de Henares, él permanecía a once mil kilómetros. Nicanor, en su casa de la playa de Las Cruces, oculto bajo un…

¿Pintamos algo?

Mi hermano Ignacio en acción. Que hace... ¿pintamos algo?
Fotos: Jesús Trelis
-- Desde Mi iPad