Ir al contenido principal

LA VIEJA SIRENA

Les dije que no me había podido quitar de la cabeza aquella imagen en toda la noche. Una embarcación de recreo había avistado un cuerpo flotando en el mar. Un cuerpo que bailaba solitario con las olas como un trozo de corcho huérfano, como una botella sin mensaje o como un despojo a la deriva.


Una de las sirenas, con las escamas oxidadas por el salitre y los años, me contó que posiblemente se tratara del cuerpo de Kassan, un joven que fió su futuro a una patera pero que una ola enfurecida se lo tragó. Apenado, le conté como en un viaje reciente a Sudáfrica me pidieron que tuviera cuidado cuando saliera por las ciudades, que no llevara objetos de valor encima y que siempre me moviera con taxi. «La vida aquí no vale nada», me repetían.

Le pregunté a la vieja sirena qué valor tiene una persona: cuánto puede valer una vida como la de Kassan, la de un turista en Sudáfrica, la de un embajador de Estados Unidos en Libia o la de un niño en Etiopía. La dama del mar subió a la tabla sobre la que flotaba y me susurró: «Eres tú quien pone el valor de una persona, quien decide si la vida de un clandestino vale más o menos que la de un diplomático».


Foto Jesús Trelis

Inquieto, le respondí que no soy yo quien dicta si es más importante la existencia de uno u otro. «La vida cotiza dependiendo del dinero que se tenga, del poder, del color de la piel, de las creencias... Para mí, todas valen por igual, pero la realidad es otra», le añadí.

La vieja sirena se lanzó de nuevo al mar. «¡Déjate de estupideces!», arremetió. «Eres un cínico cuando dices que le das el mismo valor a una vida que a otra. Mientes, maldito humano», exclamó. «El verdadero valor de tu vida depende del cariño que te tienen quienes te rodean. Si te quieren mucho, vales mucho. Pervivirás en su memoria», sentenció.

«¡Hablamos de cosas distintas!», exclamé confundido. Tanto que, de pronto, me di cuenta de la extraña situación en la que estaba metido. «Pero, ¿qué narices hago en mitad del océano, flotando por el mar y hablando con sirenas?», grité a la nada. Todas desaparecieron. Sólo quedó ella. «Esperas a Caronte, querido», me espetó.

A la velocidad de un rayo abrí los ojos. Amanecía. La radio de la mesita de noche permanecía en marcha desde que me acosté. «La policía busca un cuerpo que han avistado flotando en el mar ...». Imaginé a Kassan hablando con las sirenas. Y pensé que Caronte iría a por él para, a cambio de una moneda, llevarlo a Hades. Entonces caí en la cuenta: «¿una moneda?» Le tocará vagar por las tinieblas.

Tanto tienes, tanto vales. Besos.  

Jesús Trelis, El Comecocos. Las Provincias, 15 de septiembre de 2012

Comentarios

Entradas populares de este blog

MIS PASEOS CON CHATI

Se llama Chati. (Sí, es cursi; lo sé). Llegó a casa hace unas semanas. Tenía cuatro meses. Patas de medio metro, pelo color canela y una orejas simpáticas. Es mestiza. Podenca y algo más. En el fondo, como todos: sangre de aquí y de allá; del sur y del norte; de abuelo republicano y del abuelo del otro bando; de origen humilde aunque con un tío millonario en América. Mestizos, por todos lados. Un honor. Aunque Hitler y otros locos por la raza nos hubiesen fulminado. Con la mirada. Y algo más.
Su mirada, la de mi mestiza, tiene destello. El brillo de la inocencia, de la gratitud, de sentirse (de pronto) feliz. Aunque en el fondo, también esconde una patina de nostalgia. Por lo vivido, supongo.

A Chati la encontraron deambulando por una autovía, con su madre escuálida y malherida a su lado. Las dos, en medio de la jauría de coches. A su madre, la sacrificaron. Ella, emprendió un nuevo camino a nuestro lado. Y cuando la veo, pienso en ese toque inhumano que, quizás por falta …

SACAPUNTAS

Le encantaban los sacapuntas. Los de metal de toda la vida. Y esos manuales que le das a la manivela y afila el grafito hasta parecer un punzón. Un punzón tan afilado que las palabras salían de él cortantes. Crimen, desamor, estulticia, vergüenza, corrupción, emoción, pasión.
Escribía sangre y con ella montaba una carnicería. Escribía carne y con ella montaba un banquete. Y escribía banquete y montaba una historia en la que un chef de la vieja escuela cocinaba el mejor solomillo Wellington con un delicado puré de patatas al estilo de Robuchon. "Comed queridos, comed", gritaba a sus comensales el cocinero en medio de la algarabía.

Todos ellos eran invitados de excepción para esta historia, en la que un lápiz muy afilado hacía de anfitrión y elegía a quién sentaba a su alrededor. Como si el hecho de poder escribir lo que quisiera, le dotara de un poder extraordinario. El poder de la libertad de expresión: de tener un púlpito desde donde dejar correr las palabras, un estrado desd…

GARABATOS

En el mundo de los políticos y compañía, como si fuera una novela de Agatha Christie, jugaban a los diez negritos eliminando pasito a pasito a los ministros. O intentándolo. Mientras tanto, en el mundo real, una pareja de ancianos, de 70 y pico años eran desahuciados porque la pensión por debajo de 400 euros ya no les daba para más. Por vergüenza al que dirían, se fueron a vivir a un parque casi en secreto. Y allí pasaron los días mirándose en un banco y durmiendo, posiblemente abrazados, bajo un árbol. Mientras el tiempo y la amargura iba pasando de puntillas por su lado.

En el mundo de los políticos y compañía, se reían a carcajadas por la intervención de Donald Trump en la ONU, que aseguraba que en dos años había conseguido más logros que nadie. Mientras, en el mundo real, dos niñas de 6 y 3 años eran asesinadas por su padre de forma salvaje. Y de nuevo, esa crueldad dejaba sobre la mesa la feroz realidad que nos rodea en la que los pequeños son las víctimas de una lacra que no cesa…