Ir al contenido principal

RECUERDOS DEL VERANO (II): ROMPIENDO OLAS

Un baño entre peces. Grises plata y amarillos. Un rato sobre las piedras. El sol marcando su impronta sobre una piel que empieza a tener añadas. La mano que sabe a sal. Un joven que bucea. Unos pechos, un erizo, las algas... Una ola que rompe sobre las rocas de Les Rotes.


Una cerveza tan fría como las aguas del Ártico. Un plato de "polp sec" con la buena gente de El Tresmall (allí donde las piedras blancas relucen mojadas por el mar de Les Marines). Un arroz, como los dogmas mandan. Gambas que saben a gambas. Un Valdeorras. Un café. Algo de chocolate. Unas risas incontroladas con los amigos que siempre quedan y siempre están. Una siesta tórrida, con la diosa brisa como aliada. Y otro café. Con hielo.



Dénia. Foto Jesús Trelis

Una tarde con los reyes de la casa. Jugando al Carcassone. Construyendo ciudades que luego desaparecerán. Piezas que cuadran y se descuadran con la misma facilidad que el puzzle de nuestros días. El atardecer que se adivina entre pinos mediterráneos. El olor a resina. Y a pinocha torrefacta. Y un instante dejándose caer por el precipicio de "Nocilla dream": Falconetti, Billy The Kid, las rubias del burdel... La imaginación al sur de Las Vegas Boulevard. Duelo de palabras firmadas por Fernández Mallo. Un libro incontestable para matar el día.

Un paseo por la huerta antes de las noticias de las nueve. El aroma de los tomates que darán vida a la cena. Un instante para desconchar con ansiedad un gran tinto que me regaló mi nuevo amigo Pau: El Celler del Clot. Y fruta de temporada para cerrar la gula y para abrir las puertas a conversaciones sin ton ni son. Tertulias que siempre acaban destripando la almohada en la que un día depositamos los buenos recuerdos.

El campanario susurra, seco y contundente, que ya bordea la madrugada. Unos hielos, un gajo de lima que huele a canela, la tónica que burbujea y se abraza, enamorada, a la misma ginebra que hizo eterna a la reina madre de Inglaterra. Una canción de Chavela que retumba desde el cielo. Un ejército de estrellas. Y el baile de las Perseidas que se acelera sobre nuestras cabezas, mientras asombrados observamos cómo vuelan fugaces las lágrimas de aquellos que huyeron de este planeta.


Foto J. T.

Los ojos que se cierran conquistados por los sueños. La Cenicienta que huye con un zapato de cristal en la mano. La novia de la muerte sobre tu cama. Tu cuerpo que ya no respira. Suspira. Sólo quedan los recuerdos: "polp sec", las rocas, las olas, los peces de plata, el olor a tomate y el rojo vino y sangre que estalla del Celler del Clot. Tu cuerpo ya no respira. Suspira mientras otra cruz se levanta sobre el calendario del verano. Besos.   Jesús Trelis, El Comecocos. Las Provincias, 18 de agosto de 2012

Comentarios

Entradas populares de este blog

MIS PASEOS CON CHATI

Se llama Chati. (Sí, es cursi; lo sé). Llegó a casa hace unas semanas. Tenía cuatro meses. Patas de medio metro, pelo color canela y una orejas simpáticas. Es mestiza. Podenca y algo más. En el fondo, como todos: sangre de aquí y de allá; del sur y del norte; de abuelo republicano y del abuelo del otro bando; de origen humilde aunque con un tío millonario en América. Mestizos, por todos lados. Un honor. Aunque Hitler y otros locos por la raza nos hubiesen fulminado. Con la mirada. Y algo más.
Su mirada, la de mi mestiza, tiene destello. El brillo de la inocencia, de la gratitud, de sentirse (de pronto) feliz. Aunque en el fondo, también esconde una patina de nostalgia. Por lo vivido, supongo.

A Chati la encontraron deambulando por una autovía, con su madre escuálida y malherida a su lado. Las dos, en medio de la jauría de coches. A su madre, la sacrificaron. Ella, emprendió un nuevo camino a nuestro lado. Y cuando la veo, pienso en ese toque inhumano que, quizás por falta …

SACAPUNTAS

Le encantaban los sacapuntas. Los de metal de toda la vida. Y esos manuales que le das a la manivela y afila el grafito hasta parecer un punzón. Un punzón tan afilado que las palabras salían de él cortantes. Crimen, desamor, estulticia, vergüenza, corrupción, emoción, pasión.
Escribía sangre y con ella montaba una carnicería. Escribía carne y con ella montaba un banquete. Y escribía banquete y montaba una historia en la que un chef de la vieja escuela cocinaba el mejor solomillo Wellington con un delicado puré de patatas al estilo de Robuchon. "Comed queridos, comed", gritaba a sus comensales el cocinero en medio de la algarabía.

Todos ellos eran invitados de excepción para esta historia, en la que un lápiz muy afilado hacía de anfitrión y elegía a quién sentaba a su alrededor. Como si el hecho de poder escribir lo que quisiera, le dotara de un poder extraordinario. El poder de la libertad de expresión: de tener un púlpito desde donde dejar correr las palabras, un estrado desd…

GARABATOS

En el mundo de los políticos y compañía, como si fuera una novela de Agatha Christie, jugaban a los diez negritos eliminando pasito a pasito a los ministros. O intentándolo. Mientras tanto, en el mundo real, una pareja de ancianos, de 70 y pico años eran desahuciados porque la pensión por debajo de 400 euros ya no les daba para más. Por vergüenza al que dirían, se fueron a vivir a un parque casi en secreto. Y allí pasaron los días mirándose en un banco y durmiendo, posiblemente abrazados, bajo un árbol. Mientras el tiempo y la amargura iba pasando de puntillas por su lado.

En el mundo de los políticos y compañía, se reían a carcajadas por la intervención de Donald Trump en la ONU, que aseguraba que en dos años había conseguido más logros que nadie. Mientras, en el mundo real, dos niñas de 6 y 3 años eran asesinadas por su padre de forma salvaje. Y de nuevo, esa crueldad dejaba sobre la mesa la feroz realidad que nos rodea en la que los pequeños son las víctimas de una lacra que no cesa…