Ir al contenido principal

ENTRE DESEOS

Saltó de su nube y lanzó un profundo bostezo. «Ya no estoy para estas cosas», espetó. Los deseos empezaron a volar hasta aquella jaula con forma de sol. La gran esfera rodó y rodó. Ella la frenó, abrió una pequeña puerta situada en la parte inferior de la jaula y los destellos salieron rodando. Al gran chef le cuajó la salsa y ganó una estrella Michelin; a la Bella Durmiente le besó el príncipe y despertó, y en el desierto de Atacama, miles de niños vieron llover por primera vez en su vida.


La joven estudiante logró la beca y dejó el bar donde servía tomas a perdedores y desarraigados. Eusebio, embriagado del entusiasmo de la joven camarera, aparcó las copas de más, las resacas y los lunes al sol. Un amigo, carpintero, al ver que se centró, le dio un puesto de trabajo como montador. El día después, el colega carpintero recibió una buena nueva: su mujer estaba embarazada. Tras seis años de fracasos y depresiones, esperaban su primer hijo. Su vecina, la del carpintero, dio a luz a María esa misma madrugada. Le pusieron la soñada epidural y el parto fue rápido, para alegría de su familia. Y de la matrona que le atendió, que esa tarde descubrió que a su padre le habían brotado por fin las fresas que plantó en primavera y había superado un cáncer que pintaba mal. Muy mal.

Su padre, el de la matrona, decidió celebrar su victoria contra el maligno bailando jotas con los compañeros de partida en el hogar del pensionista. Sólo faltó Mariano, barrendero retirado, de Rubielos, y entregado ahora a salvar a su esposa Josefina del mal de la desmemoria. «Se han ido a Nueva York», gritó uno de los fijos al mus. Mariano les contó que un tal San Nicolás se le había presentado en casa y le entregó un viaje para dos. Y aunque nadie se creyó su historia, lo cierto es que allí se marcharon. Josefina, con 80 años, conoció la ciudad de los rascacielos. Su sueño de juventud. Y se sintió como Audrey Hepburn, y creyó que su marido era Paul, y le abrazó bajo la lluvia mientras sonaba "Moon River".

A un escritor que contempló en Manhattan a los dos ancianos fundidos bajo el diluvio, le llegó la perdida inspiración. A lo Truman Capote. Y logró acabar su libro: «Los sueños son puentes hacia la cima de la vida. Ese lugar donde, entre soles y tempestades, espera impaciente la dama del adiós, la novia del viento».

La jaula de los deseos paró y la diosa Fortuna volvió a su nube. A sus pies, los sueños cumplidos seguían vivos: la novia del viento, un viaje a Nueva York, un cáncer vencido y unas fresas, una niña que llega y otra que vendrá, un trabajo de montador, una beca, la lluvia... Un beso y una estrella.   Jesús Trelis, El Comecocos. Las Provincias, 22 de diciembre de 2012

Comentarios

Entradas populares de este blog

MIS PASEOS CON CHATI

Se llama Chati. (Sí, es cursi; lo sé). Llegó a casa hace unas semanas. Tenía cuatro meses. Patas de medio metro, pelo color canela y una orejas simpáticas. Es mestiza. Podenca y algo más. En el fondo, como todos: sangre de aquí y de allá; del sur y del norte; de abuelo republicano y del abuelo del otro bando; de origen humilde aunque con un tío millonario en América. Mestizos, por todos lados. Un honor. Aunque Hitler y otros locos por la raza nos hubiesen fulminado. Con la mirada. Y algo más.
Su mirada, la de mi mestiza, tiene destello. El brillo de la inocencia, de la gratitud, de sentirse (de pronto) feliz. Aunque en el fondo, también esconde una patina de nostalgia. Por lo vivido, supongo.

A Chati la encontraron deambulando por una autovía, con su madre escuálida y malherida a su lado. Las dos, en medio de la jauría de coches. A su madre, la sacrificaron. Ella, emprendió un nuevo camino a nuestro lado. Y cuando la veo, pienso en ese toque inhumano que, quizás por falta …

SACAPUNTAS

Le encantaban los sacapuntas. Los de metal de toda la vida. Y esos manuales que le das a la manivela y afila el grafito hasta parecer un punzón. Un punzón tan afilado que las palabras salían de él cortantes. Crimen, desamor, estulticia, vergüenza, corrupción, emoción, pasión.
Escribía sangre y con ella montaba una carnicería. Escribía carne y con ella montaba un banquete. Y escribía banquete y montaba una historia en la que un chef de la vieja escuela cocinaba el mejor solomillo Wellington con un delicado puré de patatas al estilo de Robuchon. "Comed queridos, comed", gritaba a sus comensales el cocinero en medio de la algarabía.

Todos ellos eran invitados de excepción para esta historia, en la que un lápiz muy afilado hacía de anfitrión y elegía a quién sentaba a su alrededor. Como si el hecho de poder escribir lo que quisiera, le dotara de un poder extraordinario. El poder de la libertad de expresión: de tener un púlpito desde donde dejar correr las palabras, un estrado desd…

GARABATOS

En el mundo de los políticos y compañía, como si fuera una novela de Agatha Christie, jugaban a los diez negritos eliminando pasito a pasito a los ministros. O intentándolo. Mientras tanto, en el mundo real, una pareja de ancianos, de 70 y pico años eran desahuciados porque la pensión por debajo de 400 euros ya no les daba para más. Por vergüenza al que dirían, se fueron a vivir a un parque casi en secreto. Y allí pasaron los días mirándose en un banco y durmiendo, posiblemente abrazados, bajo un árbol. Mientras el tiempo y la amargura iba pasando de puntillas por su lado.

En el mundo de los políticos y compañía, se reían a carcajadas por la intervención de Donald Trump en la ONU, que aseguraba que en dos años había conseguido más logros que nadie. Mientras, en el mundo real, dos niñas de 6 y 3 años eran asesinadas por su padre de forma salvaje. Y de nuevo, esa crueldad dejaba sobre la mesa la feroz realidad que nos rodea en la que los pequeños son las víctimas de una lacra que no cesa…