Ir al contenido principal

MAGOS


De como las hadas de latón tomaron el cielo estrellado y Melendi dejó caer unas lágrimas desordenadas
Baltasar salió de su jaima en plena noche. No podía dormir. Melchor andaba ya por allí desde hacía horas. Estaba junto a la hoguera leyendo. "Los nervios de la vigilia", pensó. Se le acercó y le confesó que andaba preocupado: "no acabo de entender por qué se empeñan en cuestionarse si venimos de aquí o de allí, si existimos o no… No comprenden nada”. Melchor, cogiendo a su compañero del antebrazo, le susurró: “¿No te da la sensación de que han perdido el norte?”. Baltasar asintió con la cabeza. “¿Qué será de nosotros si se pierde la magia?”, añadió Melchor jugando con sus barbas blancas. Los camellos se movían inquietos; sus pajes dormían, y un infinito de cartas esperaba a que los Magos les dieran vida.

De pronto, apareció Gaspar desde su tienda: “¡Majestades! Basta de lamentarse. Amanece y aún tenemos mucho trabajo”. Melchor se apresuró en contestarle: "Envidio vuestra energía... pero es cierto, somos los únicos que no podemos perder la ilusión”. Baltasar añadió con rotundidad: “Nosotros tenemos la magia. Ellos, la ilusión. Sólo tienen que dejar fluir sus sueños". Y soplando los tres Magos sobre un montón de cartas que esperaban junto a la hoguera, los deseos empezaron a flotar como estrellas fugaces. Muñecas que parecían monstruos se daban la mano con peluches de Caillou; helicópteros teledirigidos volaban entre hadas de latón; futbolistas metidos en videojuegos lanzaban balones virtuales a la luna; y, entre las estrellas, aparecieron bolsos grandes como nubes, pulseras y pendientes brillantes, libros que eran pájaros, tablets, móviles y karaokes con lo último de Melendi: “Y puse tus recuerdos a remojo /y flotan porque el agua está salada/ salada porque brotan de mis ojos/ lágrimas desordenadas”.

“¡Mirad, la carta del viejete que pide todos los años su tableta de chocolate”, exclamó Gaspar con una amplia sonrisa. Melchor le miró consternado. “Este niño quiere una recortada para ir al colegio; tiene miedo a que un loco le pegue un tiro”, masculló. Los otros Magos intentaron consolarle. Le recordaron que también había pequeños que pedían que no le quitaran la casa a sus padres, que confiaban con ellos para que su hermano mayor encontrara trabajo o que querían medicinas para curar a sus abuelos del mal de la tristeza. “El Mundo puede dejar de creer en nosotros, pero mientras un pequeño, aunque sólo sea uno, siga soñando con los Reyes Magos, continuaremos existiendo”, remarcó Baltasar. Y los tres reyes entrelazaron sus manos y las apretaron con fuerza. La lluvia de estrellas y de sueños se intensificó.Y una aurora boreal cruzó el cielo. Al amanecer la magia había conquistado el día. Y hubo besos de regalo.



-----------
El Comecocos, Jesús Trelis. Las Provincias, 5 de enero de 2013. Fotos Jesús Trelis
-- Desde Mi iPad

Ubicación:Calle de Campos Crespo,Valencia,España

Comentarios

Entradas populares de este blog

MIS PASEOS CON CHATI

Se llama Chati. (Sí, es cursi; lo sé). Llegó a casa hace unas semanas. Tenía cuatro meses. Patas de medio metro, pelo color canela y una orejas simpáticas. Es mestiza. Podenca y algo más. En el fondo, como todos: sangre de aquí y de allá; del sur y del norte; de abuelo republicano y del abuelo del otro bando; de origen humilde aunque con un tío millonario en América. Mestizos, por todos lados. Un honor. Aunque Hitler y otros locos por la raza nos hubiesen fulminado. Con la mirada. Y algo más.
Su mirada, la de mi mestiza, tiene destello. El brillo de la inocencia, de la gratitud, de sentirse (de pronto) feliz. Aunque en el fondo, también esconde una patina de nostalgia. Por lo vivido, supongo.

A Chati la encontraron deambulando por una autovía, con su madre escuálida y malherida a su lado. Las dos, en medio de la jauría de coches. A su madre, la sacrificaron. Ella, emprendió un nuevo camino a nuestro lado. Y cuando la veo, pienso en ese toque inhumano que, quizás por falta …

SACAPUNTAS

Le encantaban los sacapuntas. Los de metal de toda la vida. Y esos manuales que le das a la manivela y afila el grafito hasta parecer un punzón. Un punzón tan afilado que las palabras salían de él cortantes. Crimen, desamor, estulticia, vergüenza, corrupción, emoción, pasión.
Escribía sangre y con ella montaba una carnicería. Escribía carne y con ella montaba un banquete. Y escribía banquete y montaba una historia en la que un chef de la vieja escuela cocinaba el mejor solomillo Wellington con un delicado puré de patatas al estilo de Robuchon. "Comed queridos, comed", gritaba a sus comensales el cocinero en medio de la algarabía.

Todos ellos eran invitados de excepción para esta historia, en la que un lápiz muy afilado hacía de anfitrión y elegía a quién sentaba a su alrededor. Como si el hecho de poder escribir lo que quisiera, le dotara de un poder extraordinario. El poder de la libertad de expresión: de tener un púlpito desde donde dejar correr las palabras, un estrado desd…

GARABATOS

En el mundo de los políticos y compañía, como si fuera una novela de Agatha Christie, jugaban a los diez negritos eliminando pasito a pasito a los ministros. O intentándolo. Mientras tanto, en el mundo real, una pareja de ancianos, de 70 y pico años eran desahuciados porque la pensión por debajo de 400 euros ya no les daba para más. Por vergüenza al que dirían, se fueron a vivir a un parque casi en secreto. Y allí pasaron los días mirándose en un banco y durmiendo, posiblemente abrazados, bajo un árbol. Mientras el tiempo y la amargura iba pasando de puntillas por su lado.

En el mundo de los políticos y compañía, se reían a carcajadas por la intervención de Donald Trump en la ONU, que aseguraba que en dos años había conseguido más logros que nadie. Mientras, en el mundo real, dos niñas de 6 y 3 años eran asesinadas por su padre de forma salvaje. Y de nuevo, esa crueldad dejaba sobre la mesa la feroz realidad que nos rodea en la que los pequeños son las víctimas de una lacra que no cesa…