Ir al contenido principal

PENTAGRAMA

Hace unos días, tras una placentera comida, una buena amiga sacó su viejo violín, se lo colocó en el hombro y lo hizo sonar. La música que emanaba de aquel instrumento me cautivó. Me quedé pensando cómo un instrumento tan frágil como el violín podía esconder en su interior un alma tan potente. Y, por unos instantes, mi vista quedó atrapada por ese arco que recorría delicado sobre las cuerdas... sol, re, la, mi.


Reflexioné sobre el mérito que tiene tocar bien un violín; saber trasmitir con su música la más profunda felicidad o la más intensa melancolía. Y pensé en la cascada de emociones que despierta toda una orquesta, repleta de instrumentos en manos de ilustres intérpretes. Y cómo el director es vital para que cada músico toque la nota adecuada en el momento indicado.

Una simple batuta debe ser capaz de sacar lo mejor de cada uno de los componentes de su orquesta, de extraer el alma que esconde cada instrumento para conquistar a su público. Como hizo Welser-Möst en el último concierto de Año Nuevo, que logró de sus músicos una interpretación espléndida de "El Carnaval de Venecia" mientras repartía peluches entre los solistas.

Por todo eso, parece claro que un director de orquesta no puede permitirse que uno de sus músicos toque el violín como si fuera una matraca. Sería como si un instrumento de aire -el fatídico aeropuerto de Castellón, por ejemplo-, se usara como uno de percusión -para hacer carreras de coches-. Tan absurdo como que, dentro de la "Orquesta del poder", los responsables de gestionar las ayudas al Tercer Mundo, a los que se les presupone sensibilidad extrema con el tema, llamen a sus beneficiarios «negratas» y dediquen los fondos solidarios a menesteres vergonzantes.

Todo eso desafinaría mucho. Como que el señor del dinero, el tan renombrado tesorero -que debe ser de máxima confianza y total transparencia-, se dedique presuntamente -eso que no falte- a evadir dinero; o que un Gobierno que no puede pagar las ayudas a los discapacitados sea el dueño de un equipo de fútbol; o que un país tenga casi seis millones de parados a los que ya les da igual si suena la flauta o no.

Foto Jesús Trelis

Al director de una orquesta y a sus músicos se les aplaude cuando llegan al teatro y se les ovaciona en pie cuando se van. Es lo habitual. En la "Orquesta del poder", eso ya es historia. A los admirados políticos, a los que antes todos querían arrimarse, se les recibe ahora con pitidos e insultos y se van por la puerta falsa. Cabizbajos. Será que más que una orquesta estamos ante una banda... Y no hay un Welser-Möst capaz de dirigirla. Besos...sol, re, la, mi.     Jesús Trelis, El Comecocos. Las Provincias, 26 de enero de 2013

Comentarios

Entradas populares de este blog

MIS PASEOS CON CHATI

Se llama Chati. (Sí, es cursi; lo sé). Llegó a casa hace unas semanas. Tenía cuatro meses. Patas de medio metro, pelo color canela y una orejas simpáticas. Es mestiza. Podenca y algo más. En el fondo, como todos: sangre de aquí y de allá; del sur y del norte; de abuelo republicano y del abuelo del otro bando; de origen humilde aunque con un tío millonario en América. Mestizos, por todos lados. Un honor. Aunque Hitler y otros locos por la raza nos hubiesen fulminado. Con la mirada. Y algo más.
Su mirada, la de mi mestiza, tiene destello. El brillo de la inocencia, de la gratitud, de sentirse (de pronto) feliz. Aunque en el fondo, también esconde una patina de nostalgia. Por lo vivido, supongo.

A Chati la encontraron deambulando por una autovía, con su madre escuálida y malherida a su lado. Las dos, en medio de la jauría de coches. A su madre, la sacrificaron. Ella, emprendió un nuevo camino a nuestro lado. Y cuando la veo, pienso en ese toque inhumano que, quizás por falta …

SACAPUNTAS

Le encantaban los sacapuntas. Los de metal de toda la vida. Y esos manuales que le das a la manivela y afila el grafito hasta parecer un punzón. Un punzón tan afilado que las palabras salían de él cortantes. Crimen, desamor, estulticia, vergüenza, corrupción, emoción, pasión.
Escribía sangre y con ella montaba una carnicería. Escribía carne y con ella montaba un banquete. Y escribía banquete y montaba una historia en la que un chef de la vieja escuela cocinaba el mejor solomillo Wellington con un delicado puré de patatas al estilo de Robuchon. "Comed queridos, comed", gritaba a sus comensales el cocinero en medio de la algarabía.

Todos ellos eran invitados de excepción para esta historia, en la que un lápiz muy afilado hacía de anfitrión y elegía a quién sentaba a su alrededor. Como si el hecho de poder escribir lo que quisiera, le dotara de un poder extraordinario. El poder de la libertad de expresión: de tener un púlpito desde donde dejar correr las palabras, un estrado desd…

GARABATOS

En el mundo de los políticos y compañía, como si fuera una novela de Agatha Christie, jugaban a los diez negritos eliminando pasito a pasito a los ministros. O intentándolo. Mientras tanto, en el mundo real, una pareja de ancianos, de 70 y pico años eran desahuciados porque la pensión por debajo de 400 euros ya no les daba para más. Por vergüenza al que dirían, se fueron a vivir a un parque casi en secreto. Y allí pasaron los días mirándose en un banco y durmiendo, posiblemente abrazados, bajo un árbol. Mientras el tiempo y la amargura iba pasando de puntillas por su lado.

En el mundo de los políticos y compañía, se reían a carcajadas por la intervención de Donald Trump en la ONU, que aseguraba que en dos años había conseguido más logros que nadie. Mientras, en el mundo real, dos niñas de 6 y 3 años eran asesinadas por su padre de forma salvaje. Y de nuevo, esa crueldad dejaba sobre la mesa la feroz realidad que nos rodea en la que los pequeños son las víctimas de una lacra que no cesa…