Ir al contenido principal

EL DIARIO


De cómo la vida está hecha de cosas sorprendentes e insospechadas

La joven salió corriendo por las escaleras de su finca en mitad de la noche. «¡Mi diario se ha vuelto loco!», gritaba. Sus vecinos acudieron despavoridos. Andaban tras ella intentando tranquilizarla. «¿Qué pasa?», le preguntaban. «¡Mi diario escupe palabras! ¡Escupe las palabras que escribo!», exclamaba.
El vecino del quinto, ese estudiante por el que ella sentía tanta atracción, le cogió de los hombros intentando frenar su histeria. «¡Todo lo que escribo en él me lo escupe!», balbuceó entre lágrimas. «Si escribo que soy una calamidad, me escupe calamidad; si le digo que mi vida es un desastre, me escupe desastre; si pongo que tengo ganas de morirme, me lanza con rabia la frase».
Los vecinos le miraban con incredulidad. «Esta chica debe de haber bebido algo», exclamó la jubilada con la que compartía rellano. El joven estudiante le cogió de la cintura y le invitó a regresar a casa. «Tranquila; volvamos, verás que no pasa nada», le explicó. «Debes creerme, mi diario me escupe palabras», replicó ella. La puerta del apartamento estaba abierta. Entraron. «Tómate una tila», le dijo él. Ella permanecía muda. Perturbada. Hasta que... «¡Dios mío, Dios mío!», repitió alterada. La libreta en la que la joven había ido confesando sus sentimientos pasaba las páginas a una velocidad de vértigo. Adjetivos, verbos, hipérboles... volaban. «¡Es el diablo!», gritó ella. Su vecino se lanzó sobre la libreta, apretó con sus manos las tapas y logró reducirla. «Tranquila, esto debe de tener una justificación», le dijo. Pero en un descuido, el diario personal se abrió y lanzó otra retahíla de palabras: «soy la mujer más monstruosa del planeta».
La frase voló y se incrustó en la frente de la joven. Ella calló en seco. «¿Qué está pasando?», preguntó aterrorizada. Las letras fueron bajando por la mejilla, deslizándose suaves hasta rodear su cuello. Suaves. Muy suaves. Y como una gargantilla asesina, la palabra «monstruo» multiplicó su tamaño y empezó a apretar con fuerza, con saña, hasta ahogarla. Él se lanzó a ayudarla. Empezó a quitarle las letras de encima, con delicadeza, intentando no dañarla. Intentando salvarle la vida.
Los dos quedaron tumbados en el suelo. Abrazados, temblorosos. El diario seguía dejando fluir los pensamientos que ella había escrito a lo largo de los últimos años. Sus lamentaciones y tristezas se elevaban por la nada y caían sobre ellos como plumas de tinta. Él la abrazaba, ella lloraba. «Sueño con un beso; con su beso», escupió la libreta. La frase reptó como una serpiente por el suelo y trepó por el pantalón del estudiante. Él la leyó a medida que ascendía por su cuerpo. Se abalanzó sobre la joven, la besó y el diario se cerró de golpe. La miró a los ojos, ella sonrió, se volvieron a besar y el hechizo de la bruja del desamor se esfumó.





Jesús Trelis, El Comecocos. Las Provincias, 7 de abril de 2013

-- Desde Mi iPad

Comentarios

Entradas populares de este blog

MIS PASEOS CON CHATI

Se llama Chati. (Sí, es cursi; lo sé). Llegó a casa hace unas semanas. Tenía cuatro meses. Patas de medio metro, pelo color canela y una orejas simpáticas. Es mestiza. Podenca y algo más. En el fondo, como todos: sangre de aquí y de allá; del sur y del norte; de abuelo republicano y del abuelo del otro bando; de origen humilde aunque con un tío millonario en América. Mestizos, por todos lados. Un honor. Aunque Hitler y otros locos por la raza nos hubiesen fulminado. Con la mirada. Y algo más.
Su mirada, la de mi mestiza, tiene destello. El brillo de la inocencia, de la gratitud, de sentirse (de pronto) feliz. Aunque en el fondo, también esconde una patina de nostalgia. Por lo vivido, supongo.

A Chati la encontraron deambulando por una autovía, con su madre escuálida y malherida a su lado. Las dos, en medio de la jauría de coches. A su madre, la sacrificaron. Ella, emprendió un nuevo camino a nuestro lado. Y cuando la veo, pienso en ese toque inhumano que, quizás por falta …

SACAPUNTAS

Le encantaban los sacapuntas. Los de metal de toda la vida. Y esos manuales que le das a la manivela y afila el grafito hasta parecer un punzón. Un punzón tan afilado que las palabras salían de él cortantes. Crimen, desamor, estulticia, vergüenza, corrupción, emoción, pasión.
Escribía sangre y con ella montaba una carnicería. Escribía carne y con ella montaba un banquete. Y escribía banquete y montaba una historia en la que un chef de la vieja escuela cocinaba el mejor solomillo Wellington con un delicado puré de patatas al estilo de Robuchon. "Comed queridos, comed", gritaba a sus comensales el cocinero en medio de la algarabía.

Todos ellos eran invitados de excepción para esta historia, en la que un lápiz muy afilado hacía de anfitrión y elegía a quién sentaba a su alrededor. Como si el hecho de poder escribir lo que quisiera, le dotara de un poder extraordinario. El poder de la libertad de expresión: de tener un púlpito desde donde dejar correr las palabras, un estrado desd…

GARABATOS

En el mundo de los políticos y compañía, como si fuera una novela de Agatha Christie, jugaban a los diez negritos eliminando pasito a pasito a los ministros. O intentándolo. Mientras tanto, en el mundo real, una pareja de ancianos, de 70 y pico años eran desahuciados porque la pensión por debajo de 400 euros ya no les daba para más. Por vergüenza al que dirían, se fueron a vivir a un parque casi en secreto. Y allí pasaron los días mirándose en un banco y durmiendo, posiblemente abrazados, bajo un árbol. Mientras el tiempo y la amargura iba pasando de puntillas por su lado.

En el mundo de los políticos y compañía, se reían a carcajadas por la intervención de Donald Trump en la ONU, que aseguraba que en dos años había conseguido más logros que nadie. Mientras, en el mundo real, dos niñas de 6 y 3 años eran asesinadas por su padre de forma salvaje. Y de nuevo, esa crueldad dejaba sobre la mesa la feroz realidad que nos rodea en la que los pequeños son las víctimas de una lacra que no cesa…