Ir al contenido principal

CUANDO RAJOY FUE MARILYN

Cada vez que veo fotografías de Barak Obama no puedo evitar recordarlo con el flequillo que se colocó para la tradicional cena de corresponsales de la Casa Blanca. Me hace gracia, la verdad, y no puedo evitar imaginarme a los nuestros (a nuestros políticos) de tal guisa. A Cospedal -más desaparecida que nunca- luciendo calva y piercing. O al propio Rajoy -con permiso de su señoría - con una peluca a lo Marilyn cantándole el "Happy Birthday" a Merkel. «¿Qué tal si bajamos los impuestos, Angela?», le susurraría con boquita de piñón.


Pero no. A nuestros gobernantes no les va eso. No les van estos divertimentos porque tienen un sentido del ridículo acentuado. «Es otra cultura», supongo que dirán. Pero lo cierto es que me llama la atención porque después no tienen tanta vergüenza a la hora de salir en público -si es que comparecen- para decir que hay seis millones de parados. Incluso evitan sonrojarse cuando insinúan sin ningún tipo de complejos que lo del desempleo va para largo? La solución allí por el ¿2019?

Nuestros políticos, salvo los que buscan el espectáculo para captar votos -al estilo camiseta Baldoví-, tienen un peculiar sentido del ridículo. Nunca se pondrían un flequillo para reírse de ellos mismos, porque les da rubor. Sin embargo, desfilan por los juzgados rectos y dignos para dar explicaciones de las más vergonzantes acusaciones: tramas a la catalana, EREs a la andaluza, desastres gurtel a la carta o depuradoras putrefactas. Hay incluso quien se pasea ante las cámaras con peineta y abrigo Chesterfield. A lo Al Capone.

Digamos que a nuestros dirigentes les debe parecer una payasada que el presidente de los Estados Unidos se coloque un flequillo como el de su mujer, pero no se dan cuenta de que, tras su disfraz de corbatas de Hermès y bolsos Loewe, los ciudadanos empezamos a ver al ejército de Pancho Villa. Y eso que cuando quieren, pueden. Se ponen policías a patrullar e intervienen en nueve días 21 toneladas de naranjas robadas. ¿Por qué no se ha hecho antes? Intensifican las operaciones y en cuatro meses reducirán al mínimo las listas de espera. ¿Por qué no se ha hecho antes?



Su tiempo, no es el nuestro. Foto Jesús Trelis

Está bien eso de ser muy dignos y muy serios. Pero toda esa dignidad y seriedad donde se tiene que demostrar es en la política de altura, en las decisiones firmes, en la forma de trabajar por la gente, en los gestos y en la vida.

No tengo ninguna duda. Sería un puntazo ver a Rajoy vestido a lo Marilyn y cantándole a Merkel. Mucho más si con ello lograra bajar los impuestos y reactivar la economía. Sería disparatadamente serio. Señoras, señores, besos con peluquín.   Jesús Trelis, El Comecocos. Las Provincias, 4 de mayo de 2012

Comentarios

Entradas populares de este blog

MIS PASEOS CON CHATI

Se llama Chati. (Sí, es cursi; lo sé). Llegó a casa hace unas semanas. Tenía cuatro meses. Patas de medio metro, pelo color canela y una orejas simpáticas. Es mestiza. Podenca y algo más. En el fondo, como todos: sangre de aquí y de allá; del sur y del norte; de abuelo republicano y del abuelo del otro bando; de origen humilde aunque con un tío millonario en América. Mestizos, por todos lados. Un honor. Aunque Hitler y otros locos por la raza nos hubiesen fulminado. Con la mirada. Y algo más.
Su mirada, la de mi mestiza, tiene destello. El brillo de la inocencia, de la gratitud, de sentirse (de pronto) feliz. Aunque en el fondo, también esconde una patina de nostalgia. Por lo vivido, supongo.

A Chati la encontraron deambulando por una autovía, con su madre escuálida y malherida a su lado. Las dos, en medio de la jauría de coches. A su madre, la sacrificaron. Ella, emprendió un nuevo camino a nuestro lado. Y cuando la veo, pienso en ese toque inhumano que, quizás por falta …

SACAPUNTAS

Le encantaban los sacapuntas. Los de metal de toda la vida. Y esos manuales que le das a la manivela y afila el grafito hasta parecer un punzón. Un punzón tan afilado que las palabras salían de él cortantes. Crimen, desamor, estulticia, vergüenza, corrupción, emoción, pasión.
Escribía sangre y con ella montaba una carnicería. Escribía carne y con ella montaba un banquete. Y escribía banquete y montaba una historia en la que un chef de la vieja escuela cocinaba el mejor solomillo Wellington con un delicado puré de patatas al estilo de Robuchon. "Comed queridos, comed", gritaba a sus comensales el cocinero en medio de la algarabía.

Todos ellos eran invitados de excepción para esta historia, en la que un lápiz muy afilado hacía de anfitrión y elegía a quién sentaba a su alrededor. Como si el hecho de poder escribir lo que quisiera, le dotara de un poder extraordinario. El poder de la libertad de expresión: de tener un púlpito desde donde dejar correr las palabras, un estrado desd…

GARABATOS

En el mundo de los políticos y compañía, como si fuera una novela de Agatha Christie, jugaban a los diez negritos eliminando pasito a pasito a los ministros. O intentándolo. Mientras tanto, en el mundo real, una pareja de ancianos, de 70 y pico años eran desahuciados porque la pensión por debajo de 400 euros ya no les daba para más. Por vergüenza al que dirían, se fueron a vivir a un parque casi en secreto. Y allí pasaron los días mirándose en un banco y durmiendo, posiblemente abrazados, bajo un árbol. Mientras el tiempo y la amargura iba pasando de puntillas por su lado.

En el mundo de los políticos y compañía, se reían a carcajadas por la intervención de Donald Trump en la ONU, que aseguraba que en dos años había conseguido más logros que nadie. Mientras, en el mundo real, dos niñas de 6 y 3 años eran asesinadas por su padre de forma salvaje. Y de nuevo, esa crueldad dejaba sobre la mesa la feroz realidad que nos rodea en la que los pequeños son las víctimas de una lacra que no cesa…