Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2013

PAPÁ BERNI

Qué feliz debe estar Tamara Ecclestone con su boda de los ocho millones de euros. Para los nostálgicos, unos mil trescientos millones de pesetas. Al menos eso decían los tabloides británicos esta semana. Y me lo creo. ¡Sólo el vestido ha costado 95.000 euros! Y es que nadie tiene un padre tan grande como Bernie -grande en cash, claro-, capaz de rascarse la cartera sin límites a cambio de ver a su hija ilusionada. Que le gusta Elton John, pues que nos cante Elton. Que queremos al DJ de la boda de Tom Cruise y Katie Holmes, pues que venga Mark Ronson a armarla.


No tengo claro si todo eso es tal y como lo cuentan, pero me da cierto morbo. Por que, quién sabe si con nuestro dinero hemos pagado algo de la boda megachachi de Tamara. Igual con lo que soltamos en su momento por el canon de la Fórmula Uno, Bernie ha contratado a Elton.

Y no lo digo porque me pareciera mal tener los coches volando al lado de casa. Incluso creo que en muchos aspectos fue positivo y era buena idea. Eso sí, lo que n…

ASTENIA

Ando con la cabeza embotada. Me dicen que es la astenia primaveral, que por eso el cuerpo está más plomizo y la mirada alicaída. Puede ser. Esta primavera, como mi cabeza, parece querer reventar. No sólo climáticamente: nubes, sol, lluvia, frío, sol, calor, más calor. Es una primavera liosa. Una maraña. Como sus días, que despliegan argumentos como para no salir de casa.


Esta desquiciante primavera te habla, de golpe, de asesinos marciales que descuartizan a prostitutas. Muy "Made in USA". A lo Dexter. Desde la frivolidad de la distancia, uno lo ve como una hijoputada de un malnacido. Pero si te bajas de la parra primaveral y empiezas a dejar fluir tus sentimientos, a pensar en la pobre joven que descuartizó ese falso shaolín, entonces te duele hasta el alma. Y te olvidas del carnicero, para centrarte en ella. E imaginas sus ojos llorando crueldad. El martirio que padeció. El espanto que vivió. Sus gritos. Su dolor. Y te estalla la cabeza.

Esta primavera está siendo convulsa. …