Ir al contenido principal

CÁPSULAS

Foto Jesús Trelis

Dinamarca encabeza el ranking de los países más felices del mundo. Le siguen Noruega, Suiza y un buen puñado de naciones que llevan mejor esto de la crisis. Copenhague es una ciudad que transmite buen rollo. Un mediodía cerveceando al sol en el canal Nyhavn puede ser una delicia. Te sientes, en efecto, feliz. Eso sí, hasta que toca pagar la cerveza y descubres que la capital danesa no está hecha para todos los bolsillos. Dicen que el dinero no da la felicidad, pero tiene muchos puntos para variar este sentimiento hacia un lado u otro. Quizás deberíamos decir que no sólo el dinero da la felicidad, aunque contribuye lo suyo. Que se lo digan a los padres que no duermen ante la inconmensurable cuesta de septiembre (que se ría enero): libros de texto que deben llevar una patina de oro, el comedor del cole en el que parece que sirven caviar y otros extras en forma de uniforme, compás (que apenas utilizarán) o juego de escuadra y cartabón (que mola un montón). Aunque todo es muy relativo. El tema del dinero no lo vive igual un padre de familia que un adolescente. Y los ingredientes que dan la felicidad varían según la persona, el contexto que le rodea y las prioridades que se marque. Puedo tener un yate en Marbella, un chalet en Saint Moritz y unos millones en Suiza pero mi pareja me pone los cuernos y se me va la vida en ello. Para algunos, la felicidad se encuentra en la báscula y aumenta cuando bajan los kilos. Para otros, está en un simple gol. Y para unos cuantos, puede esconderse en los libros. En un cuento: «Érase un niño que salía cada día, y el primer objeto que veía, en ese objeto se convertía,...» (Walt Whitman). En unos versos: «Me gusta,/ divertir a la gente haciéndola pensar./ Desayunar un poco de harina de amapola,/ irme lejos y sola a buscar hormigueros...» (Gloria Fuertes). O en un abrazo: «Los sueños se marchaban de viaje. Helena iba hasta la estación de ferrocarril. Desde el andén, les decía adiós con el pañuelo» (E. Galeano). En buena parte creo que la felicidad se esconde en las palabras y en los sueños. Y que va apareciendo en pequeñas cápsulasque te vas encontrando de forma inesperada. En un buen chuletón, en una ensaladilla de Vicente Patiño, en una escultura de Giacometti que parece que va a salir volando, en un Breakfast de Southampton o en una casa inacabada de las villas de Medellín. Ahí también está. Al menos hasta que los sueños se rompen, huyen las esperanzas, se acaban las palabras y hasta el alma enmudece. «El hombre feliz no es el hombre que ríe, sino aquel cuya alma, llena de alegría y confianza, se sobrepone y es superior a los acontecimientos», decía Séneca (sabio). El alma y tus sueños tienen la clave. Y hasta los besos cuentan.

Jesús Trelis, El Comecocos. Las Provincias, 14 de septiembre de 2013

Comentarios

Entradas populares de este blog

MIS PASEOS CON CHATI

Se llama Chati. (Sí, es cursi; lo sé). Llegó a casa hace unas semanas. Tenía cuatro meses. Patas de medio metro, pelo color canela y una orejas simpáticas. Es mestiza. Podenca y algo más. En el fondo, como todos: sangre de aquí y de allá; del sur y del norte; de abuelo republicano y del abuelo del otro bando; de origen humilde aunque con un tío millonario en América. Mestizos, por todos lados. Un honor. Aunque Hitler y otros locos por la raza nos hubiesen fulminado. Con la mirada. Y algo más.
Su mirada, la de mi mestiza, tiene destello. El brillo de la inocencia, de la gratitud, de sentirse (de pronto) feliz. Aunque en el fondo, también esconde una patina de nostalgia. Por lo vivido, supongo.

A Chati la encontraron deambulando por una autovía, con su madre escuálida y malherida a su lado. Las dos, en medio de la jauría de coches. A su madre, la sacrificaron. Ella, emprendió un nuevo camino a nuestro lado. Y cuando la veo, pienso en ese toque inhumano que, quizás por falta …

SACAPUNTAS

Le encantaban los sacapuntas. Los de metal de toda la vida. Y esos manuales que le das a la manivela y afila el grafito hasta parecer un punzón. Un punzón tan afilado que las palabras salían de él cortantes. Crimen, desamor, estulticia, vergüenza, corrupción, emoción, pasión.
Escribía sangre y con ella montaba una carnicería. Escribía carne y con ella montaba un banquete. Y escribía banquete y montaba una historia en la que un chef de la vieja escuela cocinaba el mejor solomillo Wellington con un delicado puré de patatas al estilo de Robuchon. "Comed queridos, comed", gritaba a sus comensales el cocinero en medio de la algarabía.

Todos ellos eran invitados de excepción para esta historia, en la que un lápiz muy afilado hacía de anfitrión y elegía a quién sentaba a su alrededor. Como si el hecho de poder escribir lo que quisiera, le dotara de un poder extraordinario. El poder de la libertad de expresión: de tener un púlpito desde donde dejar correr las palabras, un estrado desd…

GARABATOS

En el mundo de los políticos y compañía, como si fuera una novela de Agatha Christie, jugaban a los diez negritos eliminando pasito a pasito a los ministros. O intentándolo. Mientras tanto, en el mundo real, una pareja de ancianos, de 70 y pico años eran desahuciados porque la pensión por debajo de 400 euros ya no les daba para más. Por vergüenza al que dirían, se fueron a vivir a un parque casi en secreto. Y allí pasaron los días mirándose en un banco y durmiendo, posiblemente abrazados, bajo un árbol. Mientras el tiempo y la amargura iba pasando de puntillas por su lado.

En el mundo de los políticos y compañía, se reían a carcajadas por la intervención de Donald Trump en la ONU, que aseguraba que en dos años había conseguido más logros que nadie. Mientras, en el mundo real, dos niñas de 6 y 3 años eran asesinadas por su padre de forma salvaje. Y de nuevo, esa crueldad dejaba sobre la mesa la feroz realidad que nos rodea en la que los pequeños son las víctimas de una lacra que no cesa…