Ir al contenido principal

CRUCE DE MIRADAS

Muchas veces, muchas, no nos damos cuenta. Vamos por el mundo con los ojos cerrados. Pasando de largo ante las evidencias. Sin mirada. Esa que nutre la vida. Miradas que se retroalimentan, que se cruzan en silencio, que se deslizan desde el banco del jardín, en la oficina, en la barra del bar donde tomas el café. La vida está hecha de miradas que son mensajes encriptados y sólo el alma es capaz de descifrarlos. Miradas llenas de deseo, de codicia, de envidia, de celos, de ternura, de sencillez, de pervivencia y de muerte. La mirada de un bebé y de un moribundo; de la víctima y del verdugo; de un banquero que sabe que cometió delito y de un payaso que llena el circo. La mirada alargada de El Greco y la convulsa de Francis Bacon; la fantástica de Lewis Carroll y la inquietante de Franz Kafka. La del premiado y la del humillado. La de quien desahucia y la del desahuciado. La mirada de quien olvida, del que se pregunta: «¿quién soy?». Desde la torre de marfil, entre pieles de visión, en el burdel, en el momento de la confesión. Miradas escarlata. Miradas rotas. De un Papa. De un Rey. De un ángel. La mirada de Francisco cautiva. Quizás porque nunca antes se había observado el mundo desde el Vaticano con tanta transparencia. Es la mirada sincera de quien quiere cambiar el mundo. Ojos que se pierden entre la multitud para reclamar justicia. Sin intrigas ni falsedades. Bergoglio mira limpio y su mirada empequeñece al resto de líderes del mundo. La mirada del Rey es íntima, rodeada de la distancia que impone el cargo y la lejanía que encarcela su realidad. Es, por encima de coronas y pedestales, la mirada de una persona que se hace mayor entre días desbocados, acelerados, atormentados. Sus ojos al llegar al taller transmitían cansancio. Y quizás también serenidad. Esa que trae la resignación. Y destellos de ternura. Sí, también esconden ternura bajo la patina humedecida de la esperanza y la resistencia. Los ojos de Asunta son la puerta a nuestra tristeza. Esos ojos que ahora rebosarían vitalidad, libertad, ilusiones. Como los de cualquier niña de su edad que suspira por un móvil, que quiere unas Vans y crea un mundo maravilloso con castillos en rosa. Los ojos cerrados de Asunta son, reitero, un azote de tristeza, de rabia, de impotencia. La mirada truncada. La mirada del ángel. Miradas en la trinchera, por la retaguardia, de reojo. Miradas que matan, que enganchan, que estallan, que flotan. Fugaces, enamoradas, apasionadas. La vida, te decía, está hecha de miradas que se cruzan, que te observan, que se esconden, que corretean en la imaginación. Miradas con enigma. Miradas encriptadas. Miradas con besos. Jesús Trelis, El Comecocos. LAS PROVINCIAS, 28 de septiembre de 2013

Comentarios

Entradas populares de este blog

MIS PASEOS CON CHATI

Se llama Chati. (Sí, es cursi; lo sé). Llegó a casa hace unas semanas. Tenía cuatro meses. Patas de medio metro, pelo color canela y una orejas simpáticas. Es mestiza. Podenca y algo más. En el fondo, como todos: sangre de aquí y de allá; del sur y del norte; de abuelo republicano y del abuelo del otro bando; de origen humilde aunque con un tío millonario en América. Mestizos, por todos lados. Un honor. Aunque Hitler y otros locos por la raza nos hubiesen fulminado. Con la mirada. Y algo más.
Su mirada, la de mi mestiza, tiene destello. El brillo de la inocencia, de la gratitud, de sentirse (de pronto) feliz. Aunque en el fondo, también esconde una patina de nostalgia. Por lo vivido, supongo.

A Chati la encontraron deambulando por una autovía, con su madre escuálida y malherida a su lado. Las dos, en medio de la jauría de coches. A su madre, la sacrificaron. Ella, emprendió un nuevo camino a nuestro lado. Y cuando la veo, pienso en ese toque inhumano que, quizás por falta …

SACAPUNTAS

Le encantaban los sacapuntas. Los de metal de toda la vida. Y esos manuales que le das a la manivela y afila el grafito hasta parecer un punzón. Un punzón tan afilado que las palabras salían de él cortantes. Crimen, desamor, estulticia, vergüenza, corrupción, emoción, pasión.
Escribía sangre y con ella montaba una carnicería. Escribía carne y con ella montaba un banquete. Y escribía banquete y montaba una historia en la que un chef de la vieja escuela cocinaba el mejor solomillo Wellington con un delicado puré de patatas al estilo de Robuchon. "Comed queridos, comed", gritaba a sus comensales el cocinero en medio de la algarabía.

Todos ellos eran invitados de excepción para esta historia, en la que un lápiz muy afilado hacía de anfitrión y elegía a quién sentaba a su alrededor. Como si el hecho de poder escribir lo que quisiera, le dotara de un poder extraordinario. El poder de la libertad de expresión: de tener un púlpito desde donde dejar correr las palabras, un estrado desd…

GARABATOS

En el mundo de los políticos y compañía, como si fuera una novela de Agatha Christie, jugaban a los diez negritos eliminando pasito a pasito a los ministros. O intentándolo. Mientras tanto, en el mundo real, una pareja de ancianos, de 70 y pico años eran desahuciados porque la pensión por debajo de 400 euros ya no les daba para más. Por vergüenza al que dirían, se fueron a vivir a un parque casi en secreto. Y allí pasaron los días mirándose en un banco y durmiendo, posiblemente abrazados, bajo un árbol. Mientras el tiempo y la amargura iba pasando de puntillas por su lado.

En el mundo de los políticos y compañía, se reían a carcajadas por la intervención de Donald Trump en la ONU, que aseguraba que en dos años había conseguido más logros que nadie. Mientras, en el mundo real, dos niñas de 6 y 3 años eran asesinadas por su padre de forma salvaje. Y de nuevo, esa crueldad dejaba sobre la mesa la feroz realidad que nos rodea en la que los pequeños son las víctimas de una lacra que no cesa…