Ir al contenido principal

CIEGOS

La historia de un fracaso colectivo que se escribe a la sombra de Malala y de María Ángeles


En el fondo, parece que nos hemos resignado. Andamos cabizbajos ante la sombra de María Ángeles pero, cuando el viento se ha llevado las imágenes y los titulares, la olvidamos. Será hasta la próxima víctima. En ese momento, volveremos a la carga: «vaya horror, hay que prevenir, que mal lo ha hecho la justicia, hay que educar contra esta lacra en las aulas, las mujeres deben denunciar más...» Volveremos a revivir el drama, para volver a olvidarlo. Será otra mujer acuchillada, otra denuncia que quedó por el camino, otra víctima que perdonó a su asesino. Será, de nuevo, descorazonador.


Es cierto. Hay impotencia, sí. La sensación de que no podemos controlar estas situaciones. Pero nunca debemos hablar de resignación. Nunca. Aunque sea como pegarse cabezazos contra una pared hay que ir metiéndoles el dedo en el ojo a nuestros políticos y exigirles planes reales y útiles contra la violencia de género. Exigirles que se actúe con contundencia en favor de la igualdad. Una vergonzosa asignatura pendiente de nuestro planeta que aún observa perplejo cómo el trato vejatorio a la mujer -propio de primitivos y salvajes- forma parte del día a día.

¿De verdad no hay un puñado de expertos que puedan decir: «hay que hacer tal y tal»? No somos idiotas -o no tanto como algunos se creen- y sabemos que no existe una medida mágica que pueda acabar con el maltrato a la mujer y con esa epidemia que es la violencia de género. Pero siendo eso verdad, ¿no hay un paquete mínimo de propuestas que puedan aplicarse para frenar esta situación? 600 mujeres asesinadas en una década deberían hacer saltar todas las alarmas. 600 mujeres. Ninguna administración de ningún partido político ha sido capaz de luchar contra esta lacra. O al menos, de reducirla. De frenarla. No hay duda: estamos fracasando.

Nos debe avergonzar a todos que lo que no estamos logrando nosotros por la igualdad real de la mujer, lo está haciendo una niña: Malala Yousafzai, premio Sajarov a la Libertad de Conciencia. Ella, desafiando su vida, plantando cara a los mismísimos talibanes, ha logrado hacer visible en todo el mundo las atrocidades que viven las niñas en Pakistán por el hecho de ser mujeres. Ella, a la que un miliciano le disparó en el cráneo y en el cuello, nos debe causar admiración pero también nos debe corroer las conciencias cuando vemos que aquí, en pleno Occidente de las libertades, las mujeres siguen muriendo maltratadas sin que nada ni nadie logre -más allá de las palabras- frenar tan cruel realidad.

«Los ciegos no pueden amar a las mujeres/ porque no ven las palabras, bajo las que andan/ disfrazadas» (Cristina Peri Rossi).

Mis besos son para ti.
Jesús Trelis, El Comecocos. Las Provincias, 12 de octubre de 2013

Comentarios

Entradas populares de este blog

MIS PASEOS CON CHATI

Se llama Chati. (Sí, es cursi; lo sé). Llegó a casa hace unas semanas. Tenía cuatro meses. Patas de medio metro, pelo color canela y una orejas simpáticas. Es mestiza. Podenca y algo más. En el fondo, como todos: sangre de aquí y de allá; del sur y del norte; de abuelo republicano y del abuelo del otro bando; de origen humilde aunque con un tío millonario en América. Mestizos, por todos lados. Un honor. Aunque Hitler y otros locos por la raza nos hubiesen fulminado. Con la mirada. Y algo más.
Su mirada, la de mi mestiza, tiene destello. El brillo de la inocencia, de la gratitud, de sentirse (de pronto) feliz. Aunque en el fondo, también esconde una patina de nostalgia. Por lo vivido, supongo.

A Chati la encontraron deambulando por una autovía, con su madre escuálida y malherida a su lado. Las dos, en medio de la jauría de coches. A su madre, la sacrificaron. Ella, emprendió un nuevo camino a nuestro lado. Y cuando la veo, pienso en ese toque inhumano que, quizás por falta …

SACAPUNTAS

Le encantaban los sacapuntas. Los de metal de toda la vida. Y esos manuales que le das a la manivela y afila el grafito hasta parecer un punzón. Un punzón tan afilado que las palabras salían de él cortantes. Crimen, desamor, estulticia, vergüenza, corrupción, emoción, pasión.
Escribía sangre y con ella montaba una carnicería. Escribía carne y con ella montaba un banquete. Y escribía banquete y montaba una historia en la que un chef de la vieja escuela cocinaba el mejor solomillo Wellington con un delicado puré de patatas al estilo de Robuchon. "Comed queridos, comed", gritaba a sus comensales el cocinero en medio de la algarabía.

Todos ellos eran invitados de excepción para esta historia, en la que un lápiz muy afilado hacía de anfitrión y elegía a quién sentaba a su alrededor. Como si el hecho de poder escribir lo que quisiera, le dotara de un poder extraordinario. El poder de la libertad de expresión: de tener un púlpito desde donde dejar correr las palabras, un estrado desd…

GARABATOS

En el mundo de los políticos y compañía, como si fuera una novela de Agatha Christie, jugaban a los diez negritos eliminando pasito a pasito a los ministros. O intentándolo. Mientras tanto, en el mundo real, una pareja de ancianos, de 70 y pico años eran desahuciados porque la pensión por debajo de 400 euros ya no les daba para más. Por vergüenza al que dirían, se fueron a vivir a un parque casi en secreto. Y allí pasaron los días mirándose en un banco y durmiendo, posiblemente abrazados, bajo un árbol. Mientras el tiempo y la amargura iba pasando de puntillas por su lado.

En el mundo de los políticos y compañía, se reían a carcajadas por la intervención de Donald Trump en la ONU, que aseguraba que en dos años había conseguido más logros que nadie. Mientras, en el mundo real, dos niñas de 6 y 3 años eran asesinadas por su padre de forma salvaje. Y de nuevo, esa crueldad dejaba sobre la mesa la feroz realidad que nos rodea en la que los pequeños son las víctimas de una lacra que no cesa…