Ir al contenido principal

EL AGUAFIESTAS



Aunque es un día para el buen rollo, tengo que confesar que nunca me ha casado que algo tan serio como los inocentes acabe convertido en jornada de broma. No es que quiera actuar ahora de aguafiestas, menos en mitad de unas fechas tan entrañables, pero es que me produce sensaciones contradictorias.
La mayoría de cosas que me vienen a la cabeza al hablar de inocentes me hacen poca risa. Vaya, ninguna. De hecho, ahora que el año encauza su recta final, cuando hablamos de ellos aparecen en mi memoria las víctimas de la que, para mí, ha sido la noticia más vergonzosa de 2013: la tragedia de Lampedusa.



Debo reconocer que cada vez que vuelve a la actualidad la fatídica realidad de la isla italiana, recuerdo la imagen dantesca de lo que allí se vivió aquel fatídico día de octubre. 500 personas a la deriva. De ellas, 200 desaparecidas. Sepultadas por el Mediterráneo. Y entre ellos, aquellos niños que se ahogaron junto a las ilusiones de sus madres y sus padres. Buscadores desesperados de un futuro mejor.
Ellos son la imagen más cruda de lo que son los inocentes. La punta del iceberg de una realidad que no deberíamos olvidar. Su triste adiós debe servirnos para recordar situaciones que viven niños de allí y de aquí. De los lugares que creemos que son el tercer mundo y de nuestro tercer mundo particular.




Porque, por muy asombroso que parezca, muy cerca de nosotros encontramos pequeños que sólo hacen una comida al día. Niños que padecen malnutrición porque los recursos de sus padres flaquean hasta derivar en situaciones estremecedoras. Niños que viven en directo el drama de un desahucio, del paro, de las tensiones en casa entre los padres, de las disputas en su hogar porque su familia no logra ver el final del túnel. Situaciones injustas que repercuten además en su rendimiento escolar: sin posibilidad de clases de refuerzo, sin accesibilidad a medios que mejoren su formación, sin casas en las que exista el ambiente adecuado para impulsar el estudio...





Hace diez años, en una ciudad de Ecuador, me encontré con un grupo de niños de la calle. Olfateaban botes de cola para subsistir en mitad de la noche. Siempre he querido olvidar aquella imagen. Nunca lo he logrado. Al contrario, los recuerdo y me entristece preguntarme qué habrá sido de ellos. Cuántos habrán sobrevivido y cuántos estarán entre rejas.



La inocentada de nuestros días es la indiferencia con que empezamos a aceptar que un niño se ahogue en Lampedusa, que un pequeño no pueda tener sus tres comidas al día o que un chiquillo sobreviva, aniquilando su futuro, junto a un bote de pegamento. Besos avergonzados.


Jesús Trelis, El Comecocos. Las Provincias, 28 de diciembre de 2013.



Comentarios

Entradas populares de este blog

MIS PASEOS CON CHATI

Se llama Chati. (Sí, es cursi; lo sé). Llegó a casa hace unas semanas. Tenía cuatro meses. Patas de medio metro, pelo color canela y una orejas simpáticas. Es mestiza. Podenca y algo más. En el fondo, como todos: sangre de aquí y de allá; del sur y del norte; de abuelo republicano y del abuelo del otro bando; de origen humilde aunque con un tío millonario en América. Mestizos, por todos lados. Un honor. Aunque Hitler y otros locos por la raza nos hubiesen fulminado. Con la mirada. Y algo más.
Su mirada, la de mi mestiza, tiene destello. El brillo de la inocencia, de la gratitud, de sentirse (de pronto) feliz. Aunque en el fondo, también esconde una patina de nostalgia. Por lo vivido, supongo.

A Chati la encontraron deambulando por una autovía, con su madre escuálida y malherida a su lado. Las dos, en medio de la jauría de coches. A su madre, la sacrificaron. Ella, emprendió un nuevo camino a nuestro lado. Y cuando la veo, pienso en ese toque inhumano que, quizás por falta …

SACAPUNTAS

Le encantaban los sacapuntas. Los de metal de toda la vida. Y esos manuales que le das a la manivela y afila el grafito hasta parecer un punzón. Un punzón tan afilado que las palabras salían de él cortantes. Crimen, desamor, estulticia, vergüenza, corrupción, emoción, pasión.
Escribía sangre y con ella montaba una carnicería. Escribía carne y con ella montaba un banquete. Y escribía banquete y montaba una historia en la que un chef de la vieja escuela cocinaba el mejor solomillo Wellington con un delicado puré de patatas al estilo de Robuchon. "Comed queridos, comed", gritaba a sus comensales el cocinero en medio de la algarabía.

Todos ellos eran invitados de excepción para esta historia, en la que un lápiz muy afilado hacía de anfitrión y elegía a quién sentaba a su alrededor. Como si el hecho de poder escribir lo que quisiera, le dotara de un poder extraordinario. El poder de la libertad de expresión: de tener un púlpito desde donde dejar correr las palabras, un estrado desd…

GARABATOS

En el mundo de los políticos y compañía, como si fuera una novela de Agatha Christie, jugaban a los diez negritos eliminando pasito a pasito a los ministros. O intentándolo. Mientras tanto, en el mundo real, una pareja de ancianos, de 70 y pico años eran desahuciados porque la pensión por debajo de 400 euros ya no les daba para más. Por vergüenza al que dirían, se fueron a vivir a un parque casi en secreto. Y allí pasaron los días mirándose en un banco y durmiendo, posiblemente abrazados, bajo un árbol. Mientras el tiempo y la amargura iba pasando de puntillas por su lado.

En el mundo de los políticos y compañía, se reían a carcajadas por la intervención de Donald Trump en la ONU, que aseguraba que en dos años había conseguido más logros que nadie. Mientras, en el mundo real, dos niñas de 6 y 3 años eran asesinadas por su padre de forma salvaje. Y de nuevo, esa crueldad dejaba sobre la mesa la feroz realidad que nos rodea en la que los pequeños son las víctimas de una lacra que no cesa…