Ir al contenido principal

BOQUERÓN

De cómo el inmenso monstruo que teje la red ha hecho de nosotros simples emoticonos
EL COMECOCOS-JESÚS TRELIS
Somos sólo un avatar. 140 caracteres. Un emoticono. Una foto colgada en Instagram. Un enlace hacia ninguna parte. Un mensaje entrecortado en el WhatsApp. Un follower. Un boquerón atrapado en la red. No hay silencios, ni suspiros, ni palabras apresuradas, ni un susurro romántico, ni una voz lánguida. No hay conversaciones cara a cara, ni miradas penetrantes, ni la mano que te toca el hombro para darte ánimos. No hay un loco que habla aturullado, ni el que sesea, ni el acento maño, ni el deje sevillano. Sólo hay palabras vacías, personajes virtuales, una prolongación de la "tablet", un hombre a un móvil pegado, un caballero angustiado que está cabreado porque el wifi no funciona. Una pequeña ventana sin alma en la que aparece tu rostro retocado, camuflado, reinventado...
Aparentamos ser los más listos, los más ingeniosos, los más ágiles. El tipo que la sociedad no nos dejó ser. A cambio de todo ello, vendemos nuestra identidad al monstruo que teje la red. La inmensa red social. Y así vamos perdiendo la capacidad de argumentar, de emocionarse, de hablar, de reflexionar. Lo de Ucrania lo solventamos con un puñado de caracteres: «El tema de Kiev es un horror». Lo del misterio de la momia de Neb, nos da igual. No es fácil de comentar de forma fugaz. Hablar con alguien de la parte oscura de Robert Frost es una utopía. Explicar a un amigo la fascinación que se siente ante un cuadro de Cézanne es inconcebible. Y recitarle a los colegas versos locos de Joan Brossa, un despropósito.
Nuestro tiempo es limitado. Las conversaciones se autodestruyen casi en el mismo instante en que se están creando. Han muerto las tertulias, las charlas pausadas, las cervezas entre amigos sin móviles entre las manos. Imposible estar en un café y empezar a hablar con los tuyos de las cosas que te importan sin que el diálogo se vea interrumpido por una conversación a cuatro bandas con un grupo de WhatsApp de los papis del colegio (que no sabes muy bien por qué te están contando que se van a la playa a pescar, al super a comprar y tal).
Retransmitimos la comida. Contamos que nos vamos al teatro. Explicamos que hace calor. Divulgamos nuestra realidad como nos gustaría que fuera. Pero ocultamos que tartamudeamos, que somos indecisos, que hemos fracasado, que lloramos por los cadáveres que flotan por aguas de Marruecos.
Tus emociones son caritas amarillas que dinamitan tu personalidad. Hemos dejado de existir para formar parte de un negocio que ha vivido su último capítulo con la venta de WhatsApp por 14.000 millones de euros a Mark Zuckerberg. No somos nadie. Sólo un boquerón en la red. Emotibesos.
Publicado en LAS PROVINCIAS. 22 de febrero de 2014

Comentarios

Entradas populares de este blog

MIS PASEOS CON CHATI

Se llama Chati. (Sí, es cursi; lo sé). Llegó a casa hace unas semanas. Tenía cuatro meses. Patas de medio metro, pelo color canela y una orejas simpáticas. Es mestiza. Podenca y algo más. En el fondo, como todos: sangre de aquí y de allá; del sur y del norte; de abuelo republicano y del abuelo del otro bando; de origen humilde aunque con un tío millonario en América. Mestizos, por todos lados. Un honor. Aunque Hitler y otros locos por la raza nos hubiesen fulminado. Con la mirada. Y algo más.
Su mirada, la de mi mestiza, tiene destello. El brillo de la inocencia, de la gratitud, de sentirse (de pronto) feliz. Aunque en el fondo, también esconde una patina de nostalgia. Por lo vivido, supongo.

A Chati la encontraron deambulando por una autovía, con su madre escuálida y malherida a su lado. Las dos, en medio de la jauría de coches. A su madre, la sacrificaron. Ella, emprendió un nuevo camino a nuestro lado. Y cuando la veo, pienso en ese toque inhumano que, quizás por falta …

SACAPUNTAS

Le encantaban los sacapuntas. Los de metal de toda la vida. Y esos manuales que le das a la manivela y afila el grafito hasta parecer un punzón. Un punzón tan afilado que las palabras salían de él cortantes. Crimen, desamor, estulticia, vergüenza, corrupción, emoción, pasión.
Escribía sangre y con ella montaba una carnicería. Escribía carne y con ella montaba un banquete. Y escribía banquete y montaba una historia en la que un chef de la vieja escuela cocinaba el mejor solomillo Wellington con un delicado puré de patatas al estilo de Robuchon. "Comed queridos, comed", gritaba a sus comensales el cocinero en medio de la algarabía.

Todos ellos eran invitados de excepción para esta historia, en la que un lápiz muy afilado hacía de anfitrión y elegía a quién sentaba a su alrededor. Como si el hecho de poder escribir lo que quisiera, le dotara de un poder extraordinario. El poder de la libertad de expresión: de tener un púlpito desde donde dejar correr las palabras, un estrado desd…

GARABATOS

En el mundo de los políticos y compañía, como si fuera una novela de Agatha Christie, jugaban a los diez negritos eliminando pasito a pasito a los ministros. O intentándolo. Mientras tanto, en el mundo real, una pareja de ancianos, de 70 y pico años eran desahuciados porque la pensión por debajo de 400 euros ya no les daba para más. Por vergüenza al que dirían, se fueron a vivir a un parque casi en secreto. Y allí pasaron los días mirándose en un banco y durmiendo, posiblemente abrazados, bajo un árbol. Mientras el tiempo y la amargura iba pasando de puntillas por su lado.

En el mundo de los políticos y compañía, se reían a carcajadas por la intervención de Donald Trump en la ONU, que aseguraba que en dos años había conseguido más logros que nadie. Mientras, en el mundo real, dos niñas de 6 y 3 años eran asesinadas por su padre de forma salvaje. Y de nuevo, esa crueldad dejaba sobre la mesa la feroz realidad que nos rodea en la que los pequeños son las víctimas de una lacra que no cesa…