Ir al contenido principal

DESPUÉS DE EVA



De cómo la vida tiene nombre de mujer pero muchas veces no nos damos cuenta



EL COMECOCOS - JESÚS TRELIS






Eva fue la que empezó a mover el cotarro. María, la madre de todas las madres que luego dio paso a muchas más. Marías, digo. La Zambrano, la de la O, la de las Mercedes. Teresa fue una mística que hizo de su devoción poesía. Y la de Calcuta, también Teresa, un corazón que hizo de su vocación un desgarrador ejemplo de paso por la vida.



Calabaza fue aprendiz de geisha en el libro de Arthur Golden. Frozen, la última heroína de Disney. Rosalía de Castro, Marie Curie, la Pasionaria? nombres que salpican la historia. Cleopatra, un personaje fascinante. Nefertiti, la mujer más hermosa de la humanidad. Montserrat, una soprano. La soprano. María Callas, el aria. Y Estrella, el cante gitano. Estrella, Luna, Venus, Sol. El Universo entero tiene nombre de mujer. (Y sí, hay hombres; pero brillan menos).



El día de la mujer trabajadora es día de cifras a bocajarro. A veces las ignoramos. A veces simplemente las contemplamos con esa fría seguridad de que mañana las habremos olvidado. ¡O no! Resulta que también a veces nos sorprendemos ante injusticias laborales, asesinatos machistas, costumbres retrógradas? Y hacemos propósito de ir trabajando por aparcar desigualdades, erradicar los malos tratos, llenar de coherencia nuestros días. Entonces nos convencemos de que hombres y mujeres somos un todo. Que la diferencia está en los corazones, en la propia existencia, en las cabezotas de cada uno... no en el sexo.





La vida tiene nombre de mujer. El mar es en realidad la mar. El pan es la harina. Dalí no era nada sin Gala. Como Rajoy sin Soraya. Begoña es sinónimo de cocinera. Top Chef. Y Belén. Y Carito. Y Ana María, de escritora. Y Ana Juan, de ilustradora. Y Annie Leibovitz es la fotografía hecha magia.



Katharine Hepburn fue la estrella que llenó de coherencia el glamour del Hollywood de antaño. Audrey, una debilidad entre diamantes. Marilyn, la sensualidad en estado puro. Maléfica, el lado oscuro de los cuentos. La Tigresa, una mujer con las manos manchadas de sangre. Mata Hari, una espía. Y Cristina Peri Rossi, una poetisa que no va con tonterías. Versos libres en mitad del dique seco de la vida. «Como dijo Mallarmé/ los árboles hoy me aburren».




Ángela es la política que hace y deshace en Europa. Esperanza y Elena, la derecha y la izquierda. Patricia, la hija del banquero. Carmen, una joven que limpia casas. Angelines hace helados. Amalia, trajes de fallera. Paula es psicóloga, y madre, y referente. Consuelo es abuela. Y es todo. Mariola, niña. Lucía, más niña. Antonela, una pequeña que vendía souvenirs a los turistas a 4.200 metros de altura en Argentina. Y Eugenia... la última víctima de la violencia.



Ellas son casi todo. O todo. Pero a veces no lo vemos. Mis besos, señoras.


LAS PROVINCIAS, 8 de marzo de 2014

Comentarios

Entradas populares de este blog

MIS PASEOS CON CHATI

Se llama Chati. (Sí, es cursi; lo sé). Llegó a casa hace unas semanas. Tenía cuatro meses. Patas de medio metro, pelo color canela y una orejas simpáticas. Es mestiza. Podenca y algo más. En el fondo, como todos: sangre de aquí y de allá; del sur y del norte; de abuelo republicano y del abuelo del otro bando; de origen humilde aunque con un tío millonario en América. Mestizos, por todos lados. Un honor. Aunque Hitler y otros locos por la raza nos hubiesen fulminado. Con la mirada. Y algo más.
Su mirada, la de mi mestiza, tiene destello. El brillo de la inocencia, de la gratitud, de sentirse (de pronto) feliz. Aunque en el fondo, también esconde una patina de nostalgia. Por lo vivido, supongo.

A Chati la encontraron deambulando por una autovía, con su madre escuálida y malherida a su lado. Las dos, en medio de la jauría de coches. A su madre, la sacrificaron. Ella, emprendió un nuevo camino a nuestro lado. Y cuando la veo, pienso en ese toque inhumano que, quizás por falta …

SACAPUNTAS

Le encantaban los sacapuntas. Los de metal de toda la vida. Y esos manuales que le das a la manivela y afila el grafito hasta parecer un punzón. Un punzón tan afilado que las palabras salían de él cortantes. Crimen, desamor, estulticia, vergüenza, corrupción, emoción, pasión.
Escribía sangre y con ella montaba una carnicería. Escribía carne y con ella montaba un banquete. Y escribía banquete y montaba una historia en la que un chef de la vieja escuela cocinaba el mejor solomillo Wellington con un delicado puré de patatas al estilo de Robuchon. "Comed queridos, comed", gritaba a sus comensales el cocinero en medio de la algarabía.

Todos ellos eran invitados de excepción para esta historia, en la que un lápiz muy afilado hacía de anfitrión y elegía a quién sentaba a su alrededor. Como si el hecho de poder escribir lo que quisiera, le dotara de un poder extraordinario. El poder de la libertad de expresión: de tener un púlpito desde donde dejar correr las palabras, un estrado desd…

GARABATOS

En el mundo de los políticos y compañía, como si fuera una novela de Agatha Christie, jugaban a los diez negritos eliminando pasito a pasito a los ministros. O intentándolo. Mientras tanto, en el mundo real, una pareja de ancianos, de 70 y pico años eran desahuciados porque la pensión por debajo de 400 euros ya no les daba para más. Por vergüenza al que dirían, se fueron a vivir a un parque casi en secreto. Y allí pasaron los días mirándose en un banco y durmiendo, posiblemente abrazados, bajo un árbol. Mientras el tiempo y la amargura iba pasando de puntillas por su lado.

En el mundo de los políticos y compañía, se reían a carcajadas por la intervención de Donald Trump en la ONU, que aseguraba que en dos años había conseguido más logros que nadie. Mientras, en el mundo real, dos niñas de 6 y 3 años eran asesinadas por su padre de forma salvaje. Y de nuevo, esa crueldad dejaba sobre la mesa la feroz realidad que nos rodea en la que los pequeños son las víctimas de una lacra que no cesa…