Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2015

EL HOMBRE ÁGUILA

La vida está repleta de cosas maravillosas que las miserias del día a día se empeñan en ocultar EL COMECOCOS- JESÚS TRELIS
Andamos exhaustos. Como los burros de carga. Dejando que la mala bilis que reina de un lado y otro nos vaya consumiendo, apoderándose de nuestro interior y dejando que tontee con nuestro yo más colérico, más irascible. Andamos lastrando una sensación de hastío que muchas veces se hace insoportable, porque estamos cansados de episodios de corrupción impresentables, sucesos escalofriantes y escenas cotidianas poco edificantes. En la televisión, triunfa un Gran Hermano VIP que siempre está instalado en el "porque me sale del coño" ?siento la expresión pero es así? y en las noticias estamos entregados a penurias, atentados yihadistas, sucesos escalofriantes? y hasta el Papa ?me confieso admirador profundo de Francisco? nos sorprende con una declaración que, aunque en el fondo esté cargada de razón, nos sobresalta: "Si insulta a mi madre, puede esperar un…

CORRE LA TINTA

JESÚS TRELIS / EL COMECOCOS



Hace cuatro años, en la fachada de un edificio próximo al diario Clarín, me encontré de bruces con una pintada en la que se podía leer: "Los lápices siguen escribiendo". Era una declaración de intenciones plasmada en medio del corazón de Buenos Aires. La advertencia de que los lápices continuarán con su andadura sin fin, como la tinta seguirá diluyendo sus caprichosas formas sobre un papel y como las letras del teclado seguirán bailando bajo los dedos de alguien que se empeñará en crear, contar, expresar, gritar. Era una advertencia de que la libertad, pese a quien la quiera mutilar, seguirá germinando entre palabras y dibujos, rayas y brochazos, pasiones y rebeliones.







Los lápices seguirán escribiendo. Muchas veces para contar injusticias; otras, para ser cómplices de ellas. Muchas veces desde la más absoluta cobardía, otras desde la convicción de que con las letras hay que dar la vida. Las palabras seguirán paseando ante tus ojos. A veces para fals…