Ir al contenido principal

LOS HIJOS DEL VIENTO

De cómo el vendaval nos arrebató principios y pasados

EL COMECOCOS /JESÚS TRELIS


En la calle hacía un viento aterrador. Diría, con ese tono exagerado que acompaña a las palabras apasionadas, que era un vendaval feroz. Los toldos de los balcones zozobraban, los contenedores paseaban de un lado a otro, los coches temblaban y los camiones volcaban. Vi una papelera que atravesaba la Gran Vía como una paloma. Una paloma que se desplumaba. Un torbellino de plumas blancas que se enredaba y formaba una nube que trepaba por el cielo hacia la nada. Y un niño salió volando, sin alas.




Bajé a la calle temeroso. Fue pisar la acera y mi pelo se despeinó, mis ojos lloraron, los pensamientos se fugaron. Corrí tras ellos, los necesitaba. Sin pensamientos no era nada. Pero cuando más aceleraba el paso, más lejos se marchaban. Acrecenté mis zancadas, el vendaval me ayudaba. Pero a medida que más corría, más rápidos se escapan de mi cabeza vivencias, recuerdos? pensamientos. "¡No te vayas!", grité al ver cómo se fugaba de mi pasado aquel álbum de imágenes de la infancia, los libros de EGB repletos de garabatos, los años pletóricos de universitario... cuando la carrera era de cinco años y ser licenciado, un orgullo de familia.

El viento arrancó mis momentos de carcajadas entre colegas, mis tertulias entre cervezas y algún instante amargo. "¡No te vayas!", volví a gritar al descubrir que ese dios enfurecido me arrebataba la imagen del día que me despedí de él, hace ya de eso un buen ?y triste- puñado de años. Y salieron de mi cabeza los cuadros de mi admirado Modigliani, las esculturas infinitas de Alberto Giacometti, las canciones de la juventud arrebatada por el tiempo...



"Hoy el viento sopla más de lo normal / las olas intentando salirse del mar / el cielo es gris y tú no lo podrás cambiar / mira hacia lo lejos, busca otro lugar /y cien gaviotas donde irán". Ducan Dhu, Las memorias de Adriano, un poema de Bukowski, un abrazo de Galeano. "Arránqueme, señora, las ropas y las dudas. Desnúdeme, desnúdeme". La calle se deshacía, el asfalto desaparecía, los edificios salían disparados como si se hubiese despertado su alma. El mundo era un Turner en el que todo se escondía entre pinceladas de vapor, niebla, nada.


Eolo parecía enloquecido. Mi cuerpo era una cometa en manos de los vientos. Carne desnuda y cuarentona que 
volaba a capricho del Poniente y del Levante, del Gregal y del Garbí? Un cuerpo vacío, lleno de desmemoria, en manos de ese huracán que ha conquistado el mundo. Un vendaval que impone su ley para que no veas más allá de tu ombligo, del instante fugaz. Para que olvides qué han hecho contigo.


El viento nos lo había arrebatado todo. Estábamos vacíos, sin memoria, sin sentimientos, sin principios. Todo daba igual. Hasta los besos se escapaban de los labios.


Publicado en Las Provincias, el 31 de enero de 2015

Comentarios

Entradas populares de este blog

MIS PASEOS CON CHATI

Se llama Chati. (Sí, es cursi; lo sé). Llegó a casa hace unas semanas. Tenía cuatro meses. Patas de medio metro, pelo color canela y una orejas simpáticas. Es mestiza. Podenca y algo más. En el fondo, como todos: sangre de aquí y de allá; del sur y del norte; de abuelo republicano y del abuelo del otro bando; de origen humilde aunque con un tío millonario en América. Mestizos, por todos lados. Un honor. Aunque Hitler y otros locos por la raza nos hubiesen fulminado. Con la mirada. Y algo más.
Su mirada, la de mi mestiza, tiene destello. El brillo de la inocencia, de la gratitud, de sentirse (de pronto) feliz. Aunque en el fondo, también esconde una patina de nostalgia. Por lo vivido, supongo.

A Chati la encontraron deambulando por una autovía, con su madre escuálida y malherida a su lado. Las dos, en medio de la jauría de coches. A su madre, la sacrificaron. Ella, emprendió un nuevo camino a nuestro lado. Y cuando la veo, pienso en ese toque inhumano que, quizás por falta …

SACAPUNTAS

Le encantaban los sacapuntas. Los de metal de toda la vida. Y esos manuales que le das a la manivela y afila el grafito hasta parecer un punzón. Un punzón tan afilado que las palabras salían de él cortantes. Crimen, desamor, estulticia, vergüenza, corrupción, emoción, pasión.
Escribía sangre y con ella montaba una carnicería. Escribía carne y con ella montaba un banquete. Y escribía banquete y montaba una historia en la que un chef de la vieja escuela cocinaba el mejor solomillo Wellington con un delicado puré de patatas al estilo de Robuchon. "Comed queridos, comed", gritaba a sus comensales el cocinero en medio de la algarabía.

Todos ellos eran invitados de excepción para esta historia, en la que un lápiz muy afilado hacía de anfitrión y elegía a quién sentaba a su alrededor. Como si el hecho de poder escribir lo que quisiera, le dotara de un poder extraordinario. El poder de la libertad de expresión: de tener un púlpito desde donde dejar correr las palabras, un estrado desd…

GARABATOS

En el mundo de los políticos y compañía, como si fuera una novela de Agatha Christie, jugaban a los diez negritos eliminando pasito a pasito a los ministros. O intentándolo. Mientras tanto, en el mundo real, una pareja de ancianos, de 70 y pico años eran desahuciados porque la pensión por debajo de 400 euros ya no les daba para más. Por vergüenza al que dirían, se fueron a vivir a un parque casi en secreto. Y allí pasaron los días mirándose en un banco y durmiendo, posiblemente abrazados, bajo un árbol. Mientras el tiempo y la amargura iba pasando de puntillas por su lado.

En el mundo de los políticos y compañía, se reían a carcajadas por la intervención de Donald Trump en la ONU, que aseguraba que en dos años había conseguido más logros que nadie. Mientras, en el mundo real, dos niñas de 6 y 3 años eran asesinadas por su padre de forma salvaje. Y de nuevo, esa crueldad dejaba sobre la mesa la feroz realidad que nos rodea en la que los pequeños son las víctimas de una lacra que no cesa…