Ir al contenido principal

LA MALETA

El poderoso azar es el que acaba decidiendo si vives en el mundo Disney o en la tierra de los olvidados

EL COMECOCOS - JESÚS TRELIS


La fina línea del azar es esa que hace que un niño nazca en un país en el que puede coger las maletas para marcharse con sus padres unos días a Disney o que pueda nacer en un país en el que se tiene que meter en una maleta para cruzar las fronteras y llegar a la tierra prometida. La fina línea del azar ?esa que marca y remarca fronteras territoriales, sociales, culturales? puede hacer que seas uno más de los estirados occidentales o un trozo de carne embadurnado de moscas en el ignorado Sur, donde impera el hambre, las sequías, los saqueos...
el olvido.

La línea del azar puede hacer que seas una niña feliz, enamorada de los Gemeliers, vital, sonriente, querida. O que formes parte de esa legión de pequeñas, cerca de 200, que han sido liberadas por el ejército nigeriano en el bosque de Sambisa, donde habían permanecido secuestradas por milicianos de Boko Haram. 200 mujeres y niñas que, tras lograr la libertad, han descubierto que están embarazadas. La última humillación de los terroristas que les violaron y maltrataron y sepultaron su infancia.


El azar es ese que hace que llegues al mundo con un don. Y que ese don te permita ser futbolista de Primera. Y que seas admirado y elogiado, un archimillonario vitoreado. Un tipo sin pudor capaz de ponerse en huelga por una cuestión de impuestos. Mientras sus súbditos nos preocupamos porque se suspenden los partidos, la Liga o cualquier otro torneo de esos que nos tiene carcomido el sentido común.


La línea del azar es esa capaz de darte el privilegio al nacer de que, por pegarle a un balón con gracia, vayas a ser vanagloriado, recordado durante décadas, mucho más que quien pueda dar con la vacuna que acabe con el sida, que quien descubra una pintura para frenar la malaria y salvar miles de vidas, que quien trabaje por zonas devastadas en busca de supervivientes de un terremoto atroz que, pasada la conmoción, caerá como los edificios en el pantano de la indiferencia.

La fina línea del azar es caprichosa. Y de pronto, resulta que tú eres un pequeño sin opciones para cambiar tu realidad. Y que te encuentras viviendo en una casa, en un hogar, en el que, entre los gritos habituales, llega tu padrastro con un cuchillo y te lo clava y hace que tu cuerpo caiga, desfallezca ante el espanto total de quien después leerá la noticia y, al tiempo, la olvidará porque lo que imperará en la actualidad es la batalla electoral. Ese caprichoso intermedio entre saqueo y saqueo.

La línea del azar es delgada y tú y los tuyos igual estáis aquí que allí. Con los desgraciados o con los agraciados, en el Sur o con los del mando. Todo es azar. Lástima que la venda de los ojos no nos deje ver más allá la frontera de nuestra supervivencia. Besos





Las Provincias, 9 de mayo de 2015

Comentarios

Entradas populares de este blog

MIS PASEOS CON CHATI

Se llama Chati. (Sí, es cursi; lo sé). Llegó a casa hace unas semanas. Tenía cuatro meses. Patas de medio metro, pelo color canela y una orejas simpáticas. Es mestiza. Podenca y algo más. En el fondo, como todos: sangre de aquí y de allá; del sur y del norte; de abuelo republicano y del abuelo del otro bando; de origen humilde aunque con un tío millonario en América. Mestizos, por todos lados. Un honor. Aunque Hitler y otros locos por la raza nos hubiesen fulminado. Con la mirada. Y algo más.
Su mirada, la de mi mestiza, tiene destello. El brillo de la inocencia, de la gratitud, de sentirse (de pronto) feliz. Aunque en el fondo, también esconde una patina de nostalgia. Por lo vivido, supongo.

A Chati la encontraron deambulando por una autovía, con su madre escuálida y malherida a su lado. Las dos, en medio de la jauría de coches. A su madre, la sacrificaron. Ella, emprendió un nuevo camino a nuestro lado. Y cuando la veo, pienso en ese toque inhumano que, quizás por falta …

SACAPUNTAS

Le encantaban los sacapuntas. Los de metal de toda la vida. Y esos manuales que le das a la manivela y afila el grafito hasta parecer un punzón. Un punzón tan afilado que las palabras salían de él cortantes. Crimen, desamor, estulticia, vergüenza, corrupción, emoción, pasión.
Escribía sangre y con ella montaba una carnicería. Escribía carne y con ella montaba un banquete. Y escribía banquete y montaba una historia en la que un chef de la vieja escuela cocinaba el mejor solomillo Wellington con un delicado puré de patatas al estilo de Robuchon. "Comed queridos, comed", gritaba a sus comensales el cocinero en medio de la algarabía.

Todos ellos eran invitados de excepción para esta historia, en la que un lápiz muy afilado hacía de anfitrión y elegía a quién sentaba a su alrededor. Como si el hecho de poder escribir lo que quisiera, le dotara de un poder extraordinario. El poder de la libertad de expresión: de tener un púlpito desde donde dejar correr las palabras, un estrado desd…

GARABATOS

En el mundo de los políticos y compañía, como si fuera una novela de Agatha Christie, jugaban a los diez negritos eliminando pasito a pasito a los ministros. O intentándolo. Mientras tanto, en el mundo real, una pareja de ancianos, de 70 y pico años eran desahuciados porque la pensión por debajo de 400 euros ya no les daba para más. Por vergüenza al que dirían, se fueron a vivir a un parque casi en secreto. Y allí pasaron los días mirándose en un banco y durmiendo, posiblemente abrazados, bajo un árbol. Mientras el tiempo y la amargura iba pasando de puntillas por su lado.

En el mundo de los políticos y compañía, se reían a carcajadas por la intervención de Donald Trump en la ONU, que aseguraba que en dos años había conseguido más logros que nadie. Mientras, en el mundo real, dos niñas de 6 y 3 años eran asesinadas por su padre de forma salvaje. Y de nuevo, esa crueldad dejaba sobre la mesa la feroz realidad que nos rodea en la que los pequeños son las víctimas de una lacra que no cesa…