Ir al contenido principal

LA VENGANZA DE ADÁN

De cómo una obsesión puede acabar en locura

Se había tatuado su condena en la piel. En los dedos de la mano derecha, cinco estrellas de David. En cuatro dedos de la izquierda, el nombre de cada evangelista: Juan, Mateo, Marcos y Lucas. En el meñique, el suyo. Adán. Muy bíblico. Como todo lo que heredó de mamá. La mujer que le hacía recitar el Catecismo todas las noches a la hora de cenar. En el brazo izquierdo, una cobra que trepaba en espiral por el antebrazo hasta alcanzar el hombro. Con la boca abierta y, entre sus afilados dientes, una manzana. La manzana. Y en ella, el nombre de Eva. Donde todo comenzó. En el contundente brazo derecho, sin orden ni concierto, empezando por la palma de la mano, una retahíla de nombres de mujer que pasaron por su vida. Comenzando por Isabel, su madre, y siguiendo con Pilar, Alma, Carol, Gloria... la última, con letras góticas, Jenny. 



Los párpados limpios, la cara resplandeciente, como estirada. Sin una arruga. Sólo detrás de una de sus orejas, en el lóbulo, como un pendiente escondido, se podía leer Edén. En la espina dorsal, una daga. Justo en la nuca, la empuñadura, que podría imaginarse dorada con una inscripción: Iscariote. Entre omóplato y omóplato, el filo que se estrecha de manera magistral hasta la lumbar. El símbolo de la traición. Una daga en la espalda. Debajo de ella, en la pierna derecha, partiendo de la pantorrilla, tres crucificados que ascienden hasta el muslo como si fueran una creación de Giacometti. Sobre ellos, una calavera inmensa que llegaba hasta la ingle. En la pierna izquierda, María Magdalena con una melena larga y ondulada. La cara empapada de lágrimas, sentada sobre una roca y alzando su mirada hacia el estómago. En él, como saliendo del ombligo, epicentro de la vida, una grandiosa paloma con las alas abiertas de par en par. Llegaban casi hasta el pectoral. En el pico, una corona de espinas. 



En el pecho derecho, el título de su película: El Vengador del Edén. El hijo del Pecado Original. En el izquierdo, cinco impactos de bala por los que brotaba de manera exagerada la sangre. Por Isabel, por Pilar, por Alma, por Carol, por Gloria? Sangre que emanaba con rabia e inundaba su cuerpo tatuado. Sangre que fluía sin fin entre las sábanas mientras Jenny desolada, con la pistola humeante entre las manos, lloraba en una esquina como una magdalena a los pies de la cruz. "Estaba loco", gritaba cuando entró la policía. "Estaba loco", repetía atemorizada, acurrucada, desnuda, con el cuerpo repleto de magulladuras, golpes, heridas infectadas. La casa de Adán olía a incienso y sacrificio. A obsesión y locura. Por los suelos, manzanas. En el sótano, restos de su macabra venganza.




Las obsesiones, todas, siempre fueron malas compañeras. A veces, hijas de la locura. Besos de ficción.


Las Provincias, 16 de mayo de 2015

Comentarios

Entradas populares de este blog

MIS PASEOS CON CHATI

Se llama Chati. (Sí, es cursi; lo sé). Llegó a casa hace unas semanas. Tenía cuatro meses. Patas de medio metro, pelo color canela y una orejas simpáticas. Es mestiza. Podenca y algo más. En el fondo, como todos: sangre de aquí y de allá; del sur y del norte; de abuelo republicano y del abuelo del otro bando; de origen humilde aunque con un tío millonario en América. Mestizos, por todos lados. Un honor. Aunque Hitler y otros locos por la raza nos hubiesen fulminado. Con la mirada. Y algo más.
Su mirada, la de mi mestiza, tiene destello. El brillo de la inocencia, de la gratitud, de sentirse (de pronto) feliz. Aunque en el fondo, también esconde una patina de nostalgia. Por lo vivido, supongo.

A Chati la encontraron deambulando por una autovía, con su madre escuálida y malherida a su lado. Las dos, en medio de la jauría de coches. A su madre, la sacrificaron. Ella, emprendió un nuevo camino a nuestro lado. Y cuando la veo, pienso en ese toque inhumano que, quizás por falta …

SACAPUNTAS

Le encantaban los sacapuntas. Los de metal de toda la vida. Y esos manuales que le das a la manivela y afila el grafito hasta parecer un punzón. Un punzón tan afilado que las palabras salían de él cortantes. Crimen, desamor, estulticia, vergüenza, corrupción, emoción, pasión.
Escribía sangre y con ella montaba una carnicería. Escribía carne y con ella montaba un banquete. Y escribía banquete y montaba una historia en la que un chef de la vieja escuela cocinaba el mejor solomillo Wellington con un delicado puré de patatas al estilo de Robuchon. "Comed queridos, comed", gritaba a sus comensales el cocinero en medio de la algarabía.

Todos ellos eran invitados de excepción para esta historia, en la que un lápiz muy afilado hacía de anfitrión y elegía a quién sentaba a su alrededor. Como si el hecho de poder escribir lo que quisiera, le dotara de un poder extraordinario. El poder de la libertad de expresión: de tener un púlpito desde donde dejar correr las palabras, un estrado desd…

GARABATOS

En el mundo de los políticos y compañía, como si fuera una novela de Agatha Christie, jugaban a los diez negritos eliminando pasito a pasito a los ministros. O intentándolo. Mientras tanto, en el mundo real, una pareja de ancianos, de 70 y pico años eran desahuciados porque la pensión por debajo de 400 euros ya no les daba para más. Por vergüenza al que dirían, se fueron a vivir a un parque casi en secreto. Y allí pasaron los días mirándose en un banco y durmiendo, posiblemente abrazados, bajo un árbol. Mientras el tiempo y la amargura iba pasando de puntillas por su lado.

En el mundo de los políticos y compañía, se reían a carcajadas por la intervención de Donald Trump en la ONU, que aseguraba que en dos años había conseguido más logros que nadie. Mientras, en el mundo real, dos niñas de 6 y 3 años eran asesinadas por su padre de forma salvaje. Y de nuevo, esa crueldad dejaba sobre la mesa la feroz realidad que nos rodea en la que los pequeños son las víctimas de una lacra que no cesa…