Ir al contenido principal

PALABRAS



Hirientes, asesinas, inadecuadas. Acertadas, comprensibles, apasionadas. Amor y odio. Éxito y caída. Por ellas pasa toda la vida. Letras cosidas para espetarte, aclararte, explicarte, contarte, ordenarte, recordarte, informarte. Letras encadenadas que surgen de la bilis, del rencor, de la mala saña. Del cariño, de la pasión, del alma. Letras que se unen para formar palabras; que a veces se convierten en tu prisión, a veces en tu liberación. Dichas y desdichas, palabras.

Un tuit que nunca debiste teclear, un whatsapp que nunca debiste enviar, un carta que nunca debiste escribir, unas palabras que jamás debiste pronunciar. Palabras en la cuerda floja capaces de desencadenar disputas pasionales, berrinches familiares, altercados en la calle, conmociones nacionales. Palabras autoritarias: calla, vete, trabaja, arrodíllate. Palabras espeluznantes, macabras, repugnantes: atentado, ejecución, genocidio, paredón. Palabras al borde del abismo: vértigo, precipicio, depresión.


Palabras que son promesas: vivienda digna, empleo, ayudas por aquí y por allá. Palabras con buena intención: diálogo, consenso, pacto, unión. Palabras que retratan al emisor: vara, mando, poltrona, honorable señor. Palabra de doble filo. De la gloria instantánea a la humillación posterior. "La palabra es tan libre que da pánico", sentenció Benedetti.





No conocen de fronteras. Son letras con alas, sílabas convertidas en águila. A veces silenciosas, a veces tan aparatosas que acaban desencadenando, tormentas, espantos, huracanes que hacen saltar de los diccionarios palabras hiperbólicas, megalómanas.


Sin ella no somos nada. Hablada, escrita, tatuada, cincelada, pintada. La palabra te abre puertas y te las cierra, te convierte en adorable o detestable, te lleva al paraíso cuando la usas con arte o te empuja por el precipicio cuando eres un ignorante. Ellas, siempre divinas, no precisan de mordazas, sino de coherencia. No están hechas para ser borradas, sino para escribirlas y reescribirlas. No deben ser mancilladas, sino dignificadas. Y sus amantes debemos mimarlas, cuidarla, usarla con la coherencia como espada.




Un poema que cambió tu vida, una misiva sentida, una reflexión cultivada, unos pensamientos reflexionados, meditados, trabajados. Palabras honestas, limpias, frescas, sinceras, sin trampa ni cartón, sin tener que añadirles posdatas ni explicación. Sueños esdrújulos con la tilde sobre la idea de que, con ellas, lo imposible es posible.


En una choza de cartón o entre mármoles de carrara, en tu casa o en una tasca, en todos los lugares fluyen miles de palabras que te acabarán desnudando. Entre balas y flores, entre golpes y algodones, palabras que vuelan. Palabras con besos.


El Comecocos. Las Provincias, 20 de junio de 2015

Comentarios

Entradas populares de este blog

MIS PASEOS CON CHATI

Se llama Chati. (Sí, es cursi; lo sé). Llegó a casa hace unas semanas. Tenía cuatro meses. Patas de medio metro, pelo color canela y una orejas simpáticas. Es mestiza. Podenca y algo más. En el fondo, como todos: sangre de aquí y de allá; del sur y del norte; de abuelo republicano y del abuelo del otro bando; de origen humilde aunque con un tío millonario en América. Mestizos, por todos lados. Un honor. Aunque Hitler y otros locos por la raza nos hubiesen fulminado. Con la mirada. Y algo más.
Su mirada, la de mi mestiza, tiene destello. El brillo de la inocencia, de la gratitud, de sentirse (de pronto) feliz. Aunque en el fondo, también esconde una patina de nostalgia. Por lo vivido, supongo.

A Chati la encontraron deambulando por una autovía, con su madre escuálida y malherida a su lado. Las dos, en medio de la jauría de coches. A su madre, la sacrificaron. Ella, emprendió un nuevo camino a nuestro lado. Y cuando la veo, pienso en ese toque inhumano que, quizás por falta …

SACAPUNTAS

Le encantaban los sacapuntas. Los de metal de toda la vida. Y esos manuales que le das a la manivela y afila el grafito hasta parecer un punzón. Un punzón tan afilado que las palabras salían de él cortantes. Crimen, desamor, estulticia, vergüenza, corrupción, emoción, pasión.
Escribía sangre y con ella montaba una carnicería. Escribía carne y con ella montaba un banquete. Y escribía banquete y montaba una historia en la que un chef de la vieja escuela cocinaba el mejor solomillo Wellington con un delicado puré de patatas al estilo de Robuchon. "Comed queridos, comed", gritaba a sus comensales el cocinero en medio de la algarabía.

Todos ellos eran invitados de excepción para esta historia, en la que un lápiz muy afilado hacía de anfitrión y elegía a quién sentaba a su alrededor. Como si el hecho de poder escribir lo que quisiera, le dotara de un poder extraordinario. El poder de la libertad de expresión: de tener un púlpito desde donde dejar correr las palabras, un estrado desd…

GARABATOS

En el mundo de los políticos y compañía, como si fuera una novela de Agatha Christie, jugaban a los diez negritos eliminando pasito a pasito a los ministros. O intentándolo. Mientras tanto, en el mundo real, una pareja de ancianos, de 70 y pico años eran desahuciados porque la pensión por debajo de 400 euros ya no les daba para más. Por vergüenza al que dirían, se fueron a vivir a un parque casi en secreto. Y allí pasaron los días mirándose en un banco y durmiendo, posiblemente abrazados, bajo un árbol. Mientras el tiempo y la amargura iba pasando de puntillas por su lado.

En el mundo de los políticos y compañía, se reían a carcajadas por la intervención de Donald Trump en la ONU, que aseguraba que en dos años había conseguido más logros que nadie. Mientras, en el mundo real, dos niñas de 6 y 3 años eran asesinadas por su padre de forma salvaje. Y de nuevo, esa crueldad dejaba sobre la mesa la feroz realidad que nos rodea en la que los pequeños son las víctimas de una lacra que no cesa…