Ir al contenido principal

DIABLO

La soledad se alió con el diablo y su vida cambió. Pulsó ‘star’ y todo empezó. El diablo le puso cuernos, un rabo, un tridente en forma de aparato que suelta disparos. Le vistió con zapatos de mafia, le ciñó americana a la italiana y le ajustó los bajos del pantalón. Le rapó el pelo por los costados, le puso cresta a lo David Muñoz, un pendiente de aro y un cinturón con una hebilla que lucía un dragón.

Salió a la calle crecido, mirando cara a cara al vecino que siempre le ignoró. Cogió un taxi. El conductor le miró. «¿A dónde vamos?», le preguntó. «A Cibeles o las Ramblas, llévame», le espetó. El taxista le observó desconcertado: «Pero… ¿de qué va esto, chaval?». El joven sacó de su americana un pistolón y le apuntó. «Que me lleves cabrón o te hago estallar el cerebro en mil pedazos», insistió. El taxista le miró asombrado, le pidió que estuviera tranquilo, que hablaran. El joven disparó un tiro hacia una de las ventanas que explotó como metralla. «Que me lleves a las Ramblas cabronazo», le gritó. El taxista aceleró. Salió corriendo por la ciudad. Las manos le sudaban. El corazón se aceleraba. «¡Atropella a ese viejo, atropéllalo!», volvió a exclamar el chaval de la cresta a lo Muñoz con la pistola entre las manos. El taxista frenó en seco. «¡No puedo!», sollozó mientras su cuerpo salía disparado por el cristal delantero como quien lanza un dardo.






El joven se golpeó contra una de las puertas. Su cabeza empezó a sangrar. Cogió la pistola del suelo del coche y salió corriendo. La gente le miraba. «¿Qué os pasa cerdos?», empezó a berrear disparando a diestro y siniestro. Acribilló a un repartidor de pizzas que le plantó cara, a un policía y a un patinador que se dio de bruces contra él y acabó arrollándole. Una patrulla de la Local le atrapó en ese instante. Le desarmó y, por uno de sus costados, apareció el temido: ‘Game Over’.




La partida había acabado. «Vaya mierda», se dijo. «No he hecho ni 15.000 puntos», rumió. El joven que alió su soledad con el diablo volvió a empezar el juego. Pantalones desaliñados, un abrigo de piel hasta los suelos y un contundente arco entre las manos. El pelo lo tiñó de verde y pintó los labios de negro a su nuevo yo. «Me llamaré, el Ángel Muerto», escribió en el tablero. Salió a la calle y empezó de nuevo el juego. «Nos vamos a armarla a un autobús», se dijo. «Masacre en la Línea 9», murmuró.


«¡Deja ya los juegos, y la tablet y todas esas leches, niño», le abroncó alterado su padre desde la puerta. «Siempre te veo igual. Te pasas la vida ahí encerrado, pasando de todo… Eres una calamidad», le espetó apurando un trago. El joven que soñó con ser un vengador en el videojuego apagó la luz, se metió con su iPad en la cama y, abrazándolo, se puso a llorar sus quince años de soledad. Un arquero con los labios pintados de negro lanzaba flechas a papá. Besos.

El Comecocos, Las Provincias. 26 de septiembre de 2015.

Comentarios

Entradas populares de este blog

MIS PASEOS CON CHATI

Se llama Chati. (Sí, es cursi; lo sé). Llegó a casa hace unas semanas. Tenía cuatro meses. Patas de medio metro, pelo color canela y una orejas simpáticas. Es mestiza. Podenca y algo más. En el fondo, como todos: sangre de aquí y de allá; del sur y del norte; de abuelo republicano y del abuelo del otro bando; de origen humilde aunque con un tío millonario en América. Mestizos, por todos lados. Un honor. Aunque Hitler y otros locos por la raza nos hubiesen fulminado. Con la mirada. Y algo más.
Su mirada, la de mi mestiza, tiene destello. El brillo de la inocencia, de la gratitud, de sentirse (de pronto) feliz. Aunque en el fondo, también esconde una patina de nostalgia. Por lo vivido, supongo.

A Chati la encontraron deambulando por una autovía, con su madre escuálida y malherida a su lado. Las dos, en medio de la jauría de coches. A su madre, la sacrificaron. Ella, emprendió un nuevo camino a nuestro lado. Y cuando la veo, pienso en ese toque inhumano que, quizás por falta …

SACAPUNTAS

Le encantaban los sacapuntas. Los de metal de toda la vida. Y esos manuales que le das a la manivela y afila el grafito hasta parecer un punzón. Un punzón tan afilado que las palabras salían de él cortantes. Crimen, desamor, estulticia, vergüenza, corrupción, emoción, pasión.
Escribía sangre y con ella montaba una carnicería. Escribía carne y con ella montaba un banquete. Y escribía banquete y montaba una historia en la que un chef de la vieja escuela cocinaba el mejor solomillo Wellington con un delicado puré de patatas al estilo de Robuchon. "Comed queridos, comed", gritaba a sus comensales el cocinero en medio de la algarabía.

Todos ellos eran invitados de excepción para esta historia, en la que un lápiz muy afilado hacía de anfitrión y elegía a quién sentaba a su alrededor. Como si el hecho de poder escribir lo que quisiera, le dotara de un poder extraordinario. El poder de la libertad de expresión: de tener un púlpito desde donde dejar correr las palabras, un estrado desd…

GARABATOS

En el mundo de los políticos y compañía, como si fuera una novela de Agatha Christie, jugaban a los diez negritos eliminando pasito a pasito a los ministros. O intentándolo. Mientras tanto, en el mundo real, una pareja de ancianos, de 70 y pico años eran desahuciados porque la pensión por debajo de 400 euros ya no les daba para más. Por vergüenza al que dirían, se fueron a vivir a un parque casi en secreto. Y allí pasaron los días mirándose en un banco y durmiendo, posiblemente abrazados, bajo un árbol. Mientras el tiempo y la amargura iba pasando de puntillas por su lado.

En el mundo de los políticos y compañía, se reían a carcajadas por la intervención de Donald Trump en la ONU, que aseguraba que en dos años había conseguido más logros que nadie. Mientras, en el mundo real, dos niñas de 6 y 3 años eran asesinadas por su padre de forma salvaje. Y de nuevo, esa crueldad dejaba sobre la mesa la feroz realidad que nos rodea en la que los pequeños son las víctimas de una lacra que no cesa…