Ir al contenido principal

HOMO STUPIDUS

En una sima de la cueva Rising Star de Sudáfrica han localizado los restos de un humano que los que saben de estas cosas sitúan en la mitad de esa cadena que va del chimpancé (del australopiteco) al neandertal. Es, vaticinan, el eslabón perdido. Un humano con un pequeño cerebro que, quizás, ya estaba bordeando el sendero de la conciencia.

El descubrimiento del "Homo nadeli" emociona. Todas estas cosas fascinan: rebuscar en nuestro pasado, ver de dónde venimos, descubrir la evolución de ese humano que antes era chimpancé e iba saltando de rama en rama por los bosques de un planeta que era selva. Pero de aquel "Homo nadeli" que pesaba unos 45 kilos y medía metro y medio al humano actual, cada vez más extra largo y de peso muchas veces sobredimensionado, hay todo un mundo. Aunque no crea que el cerebro ha evolucionado tanto. O no, al menos, hacia donde tenía que evolucionar. El Homo sapiens que se esconde bajo nuestra piel empieza a engendrar una nueva especie, o otras muchas especies –eslabones desconcertantes en la cadena humana–, en la que el cerebro es como una bomba de relojería. Una especie humana tan desarrollada que puede crear desde naves espaciales que vuelen a otros planetas a misiles atómicos con los que se podría destruir literalmente la Tierra. Una especie humana, tan acelerada y al tiempo tan atada a su ombligo, que es capaz, que somos capaces, de engullirse unos a otros volviendo a ser aquel homínido sin sentimientos al que sólo le preocupaba su supervivencia, salir a cazar la bestia, imponerse en la manada.


Somos el reflejo del pasado más remoto: humanos que huyen de sus tierras porque la glaciación de la violencia les empuja; humanos sin conciencia que permiten que otros de la misma especie mueran amontonados en fronteras; humanos que no acabamos de entender que todos, desde el que fallece en un atentado hasta el que navega con su yate junto a paradisíacas islas, somos lo mismo: carne, sangre y un cerebro atado al corazón.




Somos los descendientes de Atapuerca, sí. Pero lo que no tengo tan claro es si a estas alturas del humanidad, seguimos en el estrato de los neandertales o ya estamos retrocediendo a los tiempos de los australopitecos. Sí que veo con lucidez que somos capaces de dejar que un cayuco tras otro se hunda en aguas mediterráneas sembrando de muerte el mar, capaces de mantener vivas guerras atroces en nombre de dioses y no sé qué ideologías y múltiples banderas, capaces de dejar que un niño desfallezca en la arena, que un pequeño muera de hambre en una chabola cualquiera. Somos el Homo selfie, el individualista, el destructor, el caníbal. El Homo stupidus, el egoísta, el fratricida. El Saturno que devora a sus hijos. Posiblemente el último eslabón de la cadena. Besos de un chimpancé.

El Comecocos, Las Provincias, 12 de septiembre de 2015 Fotos Jesús Trelis

Comentarios

Entradas populares de este blog

MIS PASEOS CON CHATI

Se llama Chati. (Sí, es cursi; lo sé). Llegó a casa hace unas semanas. Tenía cuatro meses. Patas de medio metro, pelo color canela y una orejas simpáticas. Es mestiza. Podenca y algo más. En el fondo, como todos: sangre de aquí y de allá; del sur y del norte; de abuelo republicano y del abuelo del otro bando; de origen humilde aunque con un tío millonario en América. Mestizos, por todos lados. Un honor. Aunque Hitler y otros locos por la raza nos hubiesen fulminado. Con la mirada. Y algo más.
Su mirada, la de mi mestiza, tiene destello. El brillo de la inocencia, de la gratitud, de sentirse (de pronto) feliz. Aunque en el fondo, también esconde una patina de nostalgia. Por lo vivido, supongo.

A Chati la encontraron deambulando por una autovía, con su madre escuálida y malherida a su lado. Las dos, en medio de la jauría de coches. A su madre, la sacrificaron. Ella, emprendió un nuevo camino a nuestro lado. Y cuando la veo, pienso en ese toque inhumano que, quizás por falta …

SACAPUNTAS

Le encantaban los sacapuntas. Los de metal de toda la vida. Y esos manuales que le das a la manivela y afila el grafito hasta parecer un punzón. Un punzón tan afilado que las palabras salían de él cortantes. Crimen, desamor, estulticia, vergüenza, corrupción, emoción, pasión.
Escribía sangre y con ella montaba una carnicería. Escribía carne y con ella montaba un banquete. Y escribía banquete y montaba una historia en la que un chef de la vieja escuela cocinaba el mejor solomillo Wellington con un delicado puré de patatas al estilo de Robuchon. "Comed queridos, comed", gritaba a sus comensales el cocinero en medio de la algarabía.

Todos ellos eran invitados de excepción para esta historia, en la que un lápiz muy afilado hacía de anfitrión y elegía a quién sentaba a su alrededor. Como si el hecho de poder escribir lo que quisiera, le dotara de un poder extraordinario. El poder de la libertad de expresión: de tener un púlpito desde donde dejar correr las palabras, un estrado desd…

GARABATOS

En el mundo de los políticos y compañía, como si fuera una novela de Agatha Christie, jugaban a los diez negritos eliminando pasito a pasito a los ministros. O intentándolo. Mientras tanto, en el mundo real, una pareja de ancianos, de 70 y pico años eran desahuciados porque la pensión por debajo de 400 euros ya no les daba para más. Por vergüenza al que dirían, se fueron a vivir a un parque casi en secreto. Y allí pasaron los días mirándose en un banco y durmiendo, posiblemente abrazados, bajo un árbol. Mientras el tiempo y la amargura iba pasando de puntillas por su lado.

En el mundo de los políticos y compañía, se reían a carcajadas por la intervención de Donald Trump en la ONU, que aseguraba que en dos años había conseguido más logros que nadie. Mientras, en el mundo real, dos niñas de 6 y 3 años eran asesinadas por su padre de forma salvaje. Y de nuevo, esa crueldad dejaba sobre la mesa la feroz realidad que nos rodea en la que los pequeños son las víctimas de una lacra que no cesa…