Ir al contenido principal

EN EL NOMBRE DE SATÁN

La luna. La noche. Él, bravo y crecido, murmura como ido sobre el pedestal. Un mar de fango por todos los lados. Un vertedero repleto de espantos. Restos, cuerpos, huesos, llantos. El azufre que emana del estercolero sobre el que reina el mismísimo Satán. «Míralos, inocentes», exclama altivo. «¿Halloween?», pregunta con sarcasmo entre carcajadas que espantan a los cuervos del lodazal. «No hay descenso a los infiernos», sentencia. «El infierno eres tú», grita desatando un viento huracanado y un delirio de relámpagos.

 La luna. La noche. Los vampiros deambulan por la ciudad. Los colmillos afilados, las manos azuladas, los ojos ensangrentados. Aparecen por todos los lados. Vampiros ‘molt honorables’, vampiros de cuello almidonado, vampiros con malas artes bajo la piel de un alcalde, de un falso amante, de un abusador, de un dictador, de un traficante. Vampiros que sobrevuelan la ciudad en busca de víctimas vírgenes a las que expoliar. Jóvenes a los que engañar.

La luna. La noche. Brujas difuminadas bajo la piel de falsas hadas que toman tus sueños para hacerte creer en las mieles del éxito y los triunfos adinerados. Brujas que llenan la cabeza de sueños de juventud que se acabarán esfumando con los años en un mar de penurias, de metas incumplidas, de planes abocados al abismo total. Aquelarres de verdades y realidades que hacen añicos esperanzas labradas cuando eras un estudiante y te imaginabas siendo un banquero, un juez, un periodista, un coronel. Y acabaste de chusquero, en un país lejano implorando empleo, en la lista de los parados, en la esquina de los olvidados.



La luna. La noche. Los zombies que te escogen. Que te captan. Te empujan y te arrebatan la personalidad. Dejas de ser quien eras y haces lo que hacen los demás. Fantasmas sin control que toman la penumbra, que apagan las luces, que inundan de decadencia la realidad. Heroínas, sicotrópicos, anfetaminas, drogas vivas… que convierten al olvidado en un zombie social.

La luna. La noche. Los demonios vestidos de hienas; los demonios con chupa de cuero; los demonios barriobajeros. Explotadores de mujeres, vendedores de ultrajantes pasiones, mafiosos de las carnes, sicarios del honor. Demonios que atrapan al cordero más débil para sacarle las entrañas ofreciendo sus cuerpos al mejor postor.

La luna. La noche. Hombres lobos que parecen ovejas; hienas sonrientes que esconden bajo su carcajada los restos de su última víctima devorada; ángeles negros que te cogen por el cuello y chupan tu sangre hasta hacerte desvanecer, caer, dormir eternamente en el lodazal sobre el que impera la ley de Satán. Y él, desde su pedestal, sembrando de azufre la ciudad y enviándote besos envenenados sin parar. Besos endemoniados.


El Comecocos, Las Provincias, 31 de noviembre de 2015

Comentarios

Entradas populares de este blog

MIS PASEOS CON CHATI

Se llama Chati. (Sí, es cursi; lo sé). Llegó a casa hace unas semanas. Tenía cuatro meses. Patas de medio metro, pelo color canela y una orejas simpáticas. Es mestiza. Podenca y algo más. En el fondo, como todos: sangre de aquí y de allá; del sur y del norte; de abuelo republicano y del abuelo del otro bando; de origen humilde aunque con un tío millonario en América. Mestizos, por todos lados. Un honor. Aunque Hitler y otros locos por la raza nos hubiesen fulminado. Con la mirada. Y algo más.
Su mirada, la de mi mestiza, tiene destello. El brillo de la inocencia, de la gratitud, de sentirse (de pronto) feliz. Aunque en el fondo, también esconde una patina de nostalgia. Por lo vivido, supongo.

A Chati la encontraron deambulando por una autovía, con su madre escuálida y malherida a su lado. Las dos, en medio de la jauría de coches. A su madre, la sacrificaron. Ella, emprendió un nuevo camino a nuestro lado. Y cuando la veo, pienso en ese toque inhumano que, quizás por falta …

SACAPUNTAS

Le encantaban los sacapuntas. Los de metal de toda la vida. Y esos manuales que le das a la manivela y afila el grafito hasta parecer un punzón. Un punzón tan afilado que las palabras salían de él cortantes. Crimen, desamor, estulticia, vergüenza, corrupción, emoción, pasión.
Escribía sangre y con ella montaba una carnicería. Escribía carne y con ella montaba un banquete. Y escribía banquete y montaba una historia en la que un chef de la vieja escuela cocinaba el mejor solomillo Wellington con un delicado puré de patatas al estilo de Robuchon. "Comed queridos, comed", gritaba a sus comensales el cocinero en medio de la algarabía.

Todos ellos eran invitados de excepción para esta historia, en la que un lápiz muy afilado hacía de anfitrión y elegía a quién sentaba a su alrededor. Como si el hecho de poder escribir lo que quisiera, le dotara de un poder extraordinario. El poder de la libertad de expresión: de tener un púlpito desde donde dejar correr las palabras, un estrado desd…

GARABATOS

En el mundo de los políticos y compañía, como si fuera una novela de Agatha Christie, jugaban a los diez negritos eliminando pasito a pasito a los ministros. O intentándolo. Mientras tanto, en el mundo real, una pareja de ancianos, de 70 y pico años eran desahuciados porque la pensión por debajo de 400 euros ya no les daba para más. Por vergüenza al que dirían, se fueron a vivir a un parque casi en secreto. Y allí pasaron los días mirándose en un banco y durmiendo, posiblemente abrazados, bajo un árbol. Mientras el tiempo y la amargura iba pasando de puntillas por su lado.

En el mundo de los políticos y compañía, se reían a carcajadas por la intervención de Donald Trump en la ONU, que aseguraba que en dos años había conseguido más logros que nadie. Mientras, en el mundo real, dos niñas de 6 y 3 años eran asesinadas por su padre de forma salvaje. Y de nuevo, esa crueldad dejaba sobre la mesa la feroz realidad que nos rodea en la que los pequeños son las víctimas de una lacra que no cesa…