Ir al contenido principal

LA MUJER DE LOS OJOS AZULES

No sé a quién votará. Bueno sí. No votará. Su mundo no está aquí. De hecho anda por la ciudad al margen de ella. Con un carro de la compra repleto de viejos trastos, ropas y andrajos, cartones y cuerdas deshilachadas que cuelgan por los lados. En una de las esquinas, a modo de lanza, como si fuera un Quijote, lleva una escoba boca arriba. En otro costado, sobresale rozando el suelo, un trozo de tela que parece delicada seda, un camisón rosa con puntillas que antaño acarició el cuerpo de alguna mujer fina.

Lleva un pantalón y, superpuesto, un pijama de algodón, una falda floreada, una enagua. Un suéter en la parte de arriba. Quizás dos. Un abrigo con una de sus mangas raídas y un pañuelo atado al cuello que recorre su cuerpo abrigando la nada. Su cabellera luce mechones canosos y caóticos; la piel la tiene reseca, arrugada, cuarteada. El gesto parece abstraído, con los ojos mirando hacia la nada. Ojos azules que iluminan de ingenuidad la cara de la mujer perdida.




La anciana y su locura deambulaban por la gran avenida a eso de las siete de la mañana, arrastrando su carro y jugándose la vida mientras decenas de coches iluminaban su silueta. Cruzó la carretera sin más, desafiando el destino, arrastrando su casa. Su vida. Sonó un claxon, un coche frenó, otro que casi le atropelló. Ella, entretanto, paseaba su mundo al amanecer en mitad de la gran ciudad que despertaba al margen de su vida. Se subió a una acera, atravesó con su carro parte de ella y llegó hasta un banco de madera. Los peatones, esa masa de atolondrados que nos movemos mirando de reojo la saeta que nos indica que llegamos tarde a la cita con la monotonía, dábamos zancadas gritando con nuestro paso firme: "¡Señores, que tengo prisa!".

Pasé raudo ante de ella. Observándola con perplejidad. Todos la mirábamos, pero nadie se interesaba por su andanza. Imaginé por un rato quién se escondería bajo aquella piel amojamada y ese conglomerado de historias transportadas en un carro. De pronto, frené. Quizá porque mi sombra me paró. Sentí que mi alma, mi otro cuerpo, mi imaginación, salía de mí y daba marcha atrás. Sentí como mi otra vida se acercaba hasta su vera e iba a preguntarle por qué la vida le había llevado a otro mundo.

La mujer había sacado la escoba de su carro y barría la acera como quien limpia su casa. "¿Quién eres?", pregunté. Ella río mostrándome sus dientes cascados y clavando los ojos azules en mi rostro. "La Justicia", respondió. "La justicia hecha pedazos", remató. "La injusticia", pensé. Nos miramos. "Eres reflejo de lo que somos, pero no nos importa a nadie", dije absorto en mi egoísmo. Pensé en que tampoco nadie iría a pedirle el voto y reí con cinismo. Le besé, le acaricié, me esfumé. Ella barría.

El Comecocos, Las Provincias. 12 de diciembre de 2015

Comentarios

Entradas populares de este blog

MIS PASEOS CON CHATI

Se llama Chati. (Sí, es cursi; lo sé). Llegó a casa hace unas semanas. Tenía cuatro meses. Patas de medio metro, pelo color canela y una orejas simpáticas. Es mestiza. Podenca y algo más. En el fondo, como todos: sangre de aquí y de allá; del sur y del norte; de abuelo republicano y del abuelo del otro bando; de origen humilde aunque con un tío millonario en América. Mestizos, por todos lados. Un honor. Aunque Hitler y otros locos por la raza nos hubiesen fulminado. Con la mirada. Y algo más.
Su mirada, la de mi mestiza, tiene destello. El brillo de la inocencia, de la gratitud, de sentirse (de pronto) feliz. Aunque en el fondo, también esconde una patina de nostalgia. Por lo vivido, supongo.

A Chati la encontraron deambulando por una autovía, con su madre escuálida y malherida a su lado. Las dos, en medio de la jauría de coches. A su madre, la sacrificaron. Ella, emprendió un nuevo camino a nuestro lado. Y cuando la veo, pienso en ese toque inhumano que, quizás por falta …

SACAPUNTAS

Le encantaban los sacapuntas. Los de metal de toda la vida. Y esos manuales que le das a la manivela y afila el grafito hasta parecer un punzón. Un punzón tan afilado que las palabras salían de él cortantes. Crimen, desamor, estulticia, vergüenza, corrupción, emoción, pasión.
Escribía sangre y con ella montaba una carnicería. Escribía carne y con ella montaba un banquete. Y escribía banquete y montaba una historia en la que un chef de la vieja escuela cocinaba el mejor solomillo Wellington con un delicado puré de patatas al estilo de Robuchon. "Comed queridos, comed", gritaba a sus comensales el cocinero en medio de la algarabía.

Todos ellos eran invitados de excepción para esta historia, en la que un lápiz muy afilado hacía de anfitrión y elegía a quién sentaba a su alrededor. Como si el hecho de poder escribir lo que quisiera, le dotara de un poder extraordinario. El poder de la libertad de expresión: de tener un púlpito desde donde dejar correr las palabras, un estrado desd…

GARABATOS

En el mundo de los políticos y compañía, como si fuera una novela de Agatha Christie, jugaban a los diez negritos eliminando pasito a pasito a los ministros. O intentándolo. Mientras tanto, en el mundo real, una pareja de ancianos, de 70 y pico años eran desahuciados porque la pensión por debajo de 400 euros ya no les daba para más. Por vergüenza al que dirían, se fueron a vivir a un parque casi en secreto. Y allí pasaron los días mirándose en un banco y durmiendo, posiblemente abrazados, bajo un árbol. Mientras el tiempo y la amargura iba pasando de puntillas por su lado.

En el mundo de los políticos y compañía, se reían a carcajadas por la intervención de Donald Trump en la ONU, que aseguraba que en dos años había conseguido más logros que nadie. Mientras, en el mundo real, dos niñas de 6 y 3 años eran asesinadas por su padre de forma salvaje. Y de nuevo, esa crueldad dejaba sobre la mesa la feroz realidad que nos rodea en la que los pequeños son las víctimas de una lacra que no cesa…