Ir al contenido principal

PERLAS

En mis adentros suele haber un vocerío extraordinario cuando ando indignado. "Me voy, no aguanto más; estoy aburrido de tanto despropósito", me suelo repetir. A veces, es la suerte de estar instalado en los imposibles y enamorado de lo increíble, bajo a la calle, levanto la alfombra de asfalto que decora la carretera y me meto debajo de ella. No es que meta la cabeza bajo tierra como un avestruz; me cuelo con todo mi cuerpo y hago, cual topo humano, una travesía por una madriguera secreta que me lleva hasta un enorme prado. Verde, ya sabes. De esos paisajes bucólicos que tanto espanto causan a un urbanita desenfrenado. Allí respiro hondo y, en cada uno de mis suspiros -cosas extrañas que pasan, ya te digo-, se mece el trigo como el cabello de un niño. Aunque en verdad no es un niño, sino un simpático tipo, gigantón y bien fornido. Yo suspiro, su pelo se mece y al final su cabeza se mueve, se levanta, crece ante mi mirada siempre alucinada. "Hola, humano contaminado de tanta realidad putrefacta", me dice normalmente usando tal palabro. "¿Putrefacta?", le pregunto siempre, iniciando un diálogo que suele ser cíclico, repetitivo. "Si, es cierto, allí arriba (o allí abajo, no tengo demasiado claro dónde estamos), los humanos andamos de charco en charco. Ya sabes, te lo he dicho y redicho: el clima está loco, los políticos espabilados, los despropósitos circulan encadenados; ahora toca una de titiriteros, ahora un candidato al que le mola el rifle en mano...". Yo le hablo y hablo, y el gigante con el pelo verde escucha. Sereno, paciente, esperando tomar la palabra. "Está bien, humano, ¿bailamos?", me acaba preguntando. Siempre me acaba preguntando si bailamos. Y termino mi terapia ensayando con él alguno de los pasos del baile de ese lugar (allí arriba o allí abajo, ya te dije que no lo tengo claro) libre del tóxico-terráqueo. Un baile en el que él me empuja con sus manos bien alto y yo voy de las alas de un albatros chiripitifláutico a una nube de algodón en la que tocan el violonchelo y el saxofón dos viejos cuervos tan negros que parecen de carbón. Cuervos que me señalan con su canción que debo saltar de la nube a otra. A otra nube que es espuma por la que me deslizaré como un Sanmartín hasta el fondo de un mar repleto de sirenas, ballenas, caracolas... mil peces jaspeados como un leopardo que me empujarán hasta una inmensa ostra que me zampará en un pispas gritándome: "Sólo soñando te podrás liberar; soñando podrás olvidar". Y al despertar del sueño, una madrugada más, encontraré en mi mano una perla de esa ostra que me engulló. Otra perla para el cofre de las historias increíbles. Esas que te permiten respirar cuando el estercolero universal asfixia tus días. Historias bajo el asfalto que algunos dicen que son mentiras. Besos.

Obra de Javier Trelis. 


El Comecocos, Las Provincias, 13 de febrero.

Comentarios

Entradas populares de este blog

MIS PASEOS CON CHATI

Se llama Chati. (Sí, es cursi; lo sé). Llegó a casa hace unas semanas. Tenía cuatro meses. Patas de medio metro, pelo color canela y una orejas simpáticas. Es mestiza. Podenca y algo más. En el fondo, como todos: sangre de aquí y de allá; del sur y del norte; de abuelo republicano y del abuelo del otro bando; de origen humilde aunque con un tío millonario en América. Mestizos, por todos lados. Un honor. Aunque Hitler y otros locos por la raza nos hubiesen fulminado. Con la mirada. Y algo más.
Su mirada, la de mi mestiza, tiene destello. El brillo de la inocencia, de la gratitud, de sentirse (de pronto) feliz. Aunque en el fondo, también esconde una patina de nostalgia. Por lo vivido, supongo.

A Chati la encontraron deambulando por una autovía, con su madre escuálida y malherida a su lado. Las dos, en medio de la jauría de coches. A su madre, la sacrificaron. Ella, emprendió un nuevo camino a nuestro lado. Y cuando la veo, pienso en ese toque inhumano que, quizás por falta …

SACAPUNTAS

Le encantaban los sacapuntas. Los de metal de toda la vida. Y esos manuales que le das a la manivela y afila el grafito hasta parecer un punzón. Un punzón tan afilado que las palabras salían de él cortantes. Crimen, desamor, estulticia, vergüenza, corrupción, emoción, pasión.
Escribía sangre y con ella montaba una carnicería. Escribía carne y con ella montaba un banquete. Y escribía banquete y montaba una historia en la que un chef de la vieja escuela cocinaba el mejor solomillo Wellington con un delicado puré de patatas al estilo de Robuchon. "Comed queridos, comed", gritaba a sus comensales el cocinero en medio de la algarabía.

Todos ellos eran invitados de excepción para esta historia, en la que un lápiz muy afilado hacía de anfitrión y elegía a quién sentaba a su alrededor. Como si el hecho de poder escribir lo que quisiera, le dotara de un poder extraordinario. El poder de la libertad de expresión: de tener un púlpito desde donde dejar correr las palabras, un estrado desd…

GARABATOS

En el mundo de los políticos y compañía, como si fuera una novela de Agatha Christie, jugaban a los diez negritos eliminando pasito a pasito a los ministros. O intentándolo. Mientras tanto, en el mundo real, una pareja de ancianos, de 70 y pico años eran desahuciados porque la pensión por debajo de 400 euros ya no les daba para más. Por vergüenza al que dirían, se fueron a vivir a un parque casi en secreto. Y allí pasaron los días mirándose en un banco y durmiendo, posiblemente abrazados, bajo un árbol. Mientras el tiempo y la amargura iba pasando de puntillas por su lado.

En el mundo de los políticos y compañía, se reían a carcajadas por la intervención de Donald Trump en la ONU, que aseguraba que en dos años había conseguido más logros que nadie. Mientras, en el mundo real, dos niñas de 6 y 3 años eran asesinadas por su padre de forma salvaje. Y de nuevo, esa crueldad dejaba sobre la mesa la feroz realidad que nos rodea en la que los pequeños son las víctimas de una lacra que no cesa…