Ir al contenido principal

¿PARA QUÉ OS QUIERO?

Había soñado que era un mago y se despertó crecido como un rey Sol. La vecina hervía coliflor. "Qué horror", pensó. Sacó de una chistera que secuestró de su fábula soñada una enorme infusión de jazmín, bizcocho y almendras. Con ella perfumó la habitación y se entusiasmó.

Cogió la mano derecha, la colocó sobre su cabeza y la destapó, como quien abre un botellín de cerveza. Sonó: "¡plofff!". Metió los dedos dentro de ella y empezó extraer sus penas, sus emociones desbordadas, sus inquietantes pensamientos y esas cosas que perturbaban su existencia. Libre de sus neuras, sonrió. Y, de nuevo, se creció.



Miró hacia sus pies y exclamó: "¿Para qué os quiero?". Y como el galgo más veloz, salió corriendo de Valencia a Vermont, de Reikiavik a London, de Lanuza a Versalles pasando por Carcassonne. Y se sintió afortunado. Quizá fascinado por ver el mundo que rodaba bajo sus pies, como una pelota con la que juega el equilibrista. Un pie sobre el mar de hielo, otro sobre Ítaca. Un salto hacia Albanta, un transbordo definitivo en un viñedo donde amigos del alma crían el mejor de los vinos. El compartido.

Miró sus manos y les gritó excitado: "¿Para qué os quiero?". Y ellas empezaron a escribir versos, a esculpir cuerpos, a pintar cuadros sobre tablas rasas, sobre telas pálidas. Un Basquiat, un Gauguin, la ronda nocturna de Rembrandt, la noche estrellada de Vincent. De una hermosa dama de Modigliani a un inquietante Malévich. Blanco sobre blanco y, entre cuadros, sus manos danzando, dando abrazos, acariciando. Aquí, allá. Aplausos en general. Ovaciones como en los teatros.

Pensó entonces con sus ojos y los sacó a pasear. Se fueron despistados, quizá por aquello de los aplausos, hasta un corral –como el de la Pacheca–, en el que unos actores más bien de segundo rango interpretaban el Psicodrama de la Política Nacional. Los ojos asustados se volvieron espantados. Se dijo entonces el hombre que soñó que era mago: "mejor que salga la boca a predicar lo contrario que ellos están interpretando". Y la envió a dar besos, a repartir perdones, a decir "te quieros", a silbar canciones como quien se va a cazar flores. Salió la boca a pasear y se puso a cantar, a declamar, a recitar. El bendito "memorandum" de Benedetti no podía faltar: "Uno llegar e incorporarse al día /Dos respirar para subir la cuesta / Tres no jugarse en una sola apuesta..."



Respiró profundo. Como cuando se respira para atrapar el instante y mantenerlo de por vida. Pensó entonces inspirando: "¡la nariz! ¿Para qué te quiero?". Olfateó como el más perfecto de los sabuesos. Y un aroma le perturbó. La vecina hervía coliflor. "Qué horror", pensó. Había soñado que era un mago, pero despertó. 

Besos en la chistera.


El Comecocos, Las Provincias. 11 de mayo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

MIS PASEOS CON CHATI

Se llama Chati. (Sí, es cursi; lo sé). Llegó a casa hace unas semanas. Tenía cuatro meses. Patas de medio metro, pelo color canela y una orejas simpáticas. Es mestiza. Podenca y algo más. En el fondo, como todos: sangre de aquí y de allá; del sur y del norte; de abuelo republicano y del abuelo del otro bando; de origen humilde aunque con un tío millonario en América. Mestizos, por todos lados. Un honor. Aunque Hitler y otros locos por la raza nos hubiesen fulminado. Con la mirada. Y algo más.
Su mirada, la de mi mestiza, tiene destello. El brillo de la inocencia, de la gratitud, de sentirse (de pronto) feliz. Aunque en el fondo, también esconde una patina de nostalgia. Por lo vivido, supongo.

A Chati la encontraron deambulando por una autovía, con su madre escuálida y malherida a su lado. Las dos, en medio de la jauría de coches. A su madre, la sacrificaron. Ella, emprendió un nuevo camino a nuestro lado. Y cuando la veo, pienso en ese toque inhumano que, quizás por falta …

SACAPUNTAS

Le encantaban los sacapuntas. Los de metal de toda la vida. Y esos manuales que le das a la manivela y afila el grafito hasta parecer un punzón. Un punzón tan afilado que las palabras salían de él cortantes. Crimen, desamor, estulticia, vergüenza, corrupción, emoción, pasión.
Escribía sangre y con ella montaba una carnicería. Escribía carne y con ella montaba un banquete. Y escribía banquete y montaba una historia en la que un chef de la vieja escuela cocinaba el mejor solomillo Wellington con un delicado puré de patatas al estilo de Robuchon. "Comed queridos, comed", gritaba a sus comensales el cocinero en medio de la algarabía.

Todos ellos eran invitados de excepción para esta historia, en la que un lápiz muy afilado hacía de anfitrión y elegía a quién sentaba a su alrededor. Como si el hecho de poder escribir lo que quisiera, le dotara de un poder extraordinario. El poder de la libertad de expresión: de tener un púlpito desde donde dejar correr las palabras, un estrado desd…

GARABATOS

En el mundo de los políticos y compañía, como si fuera una novela de Agatha Christie, jugaban a los diez negritos eliminando pasito a pasito a los ministros. O intentándolo. Mientras tanto, en el mundo real, una pareja de ancianos, de 70 y pico años eran desahuciados porque la pensión por debajo de 400 euros ya no les daba para más. Por vergüenza al que dirían, se fueron a vivir a un parque casi en secreto. Y allí pasaron los días mirándose en un banco y durmiendo, posiblemente abrazados, bajo un árbol. Mientras el tiempo y la amargura iba pasando de puntillas por su lado.

En el mundo de los políticos y compañía, se reían a carcajadas por la intervención de Donald Trump en la ONU, que aseguraba que en dos años había conseguido más logros que nadie. Mientras, en el mundo real, dos niñas de 6 y 3 años eran asesinadas por su padre de forma salvaje. Y de nuevo, esa crueldad dejaba sobre la mesa la feroz realidad que nos rodea en la que los pequeños son las víctimas de una lacra que no cesa…