Ir al contenido principal

EL ÚLTIMO QUE CIERRE

"Oh my God!", este planeta necesita terapia


Me gustaría teletransportarme al barrio de San Telmo en Buenos Aires, esquina Chile y Defensa, y sentarme con Mafalda en su banquito. "Oh my God!!", le exclamaría. "Cómo tenemos nuestro planetita", susurraría. Ella, que nunca creció, me soltaría unas contundentes lágrimas de cocodrilo y me balbucearía su ya famoso: "paren el mundo que me quiero bajar". Y remataría con una de las reflexiones de Quino que producen inquietud: "Lo peor es que el empeoramiento empieza a empeorar".

Uno tiene la sensación de estar viviendo en un planeta en el que, desde las alturas, alguien a modo de Gran Hermano, se lo debe estar pasando pipa jugando con los humanos al parchís del despropósito. Debe estar tronchándose viendo como, a las hormiguitas esas de aquí abajo, se nos salen las órbitas de los ojos al ver que lo imposible empieza a ser lo previsible. Que lo lógico ya es ilógico. Que el mundo se ha puesto boca abajo y andamos todos del revés.
El planeta en el que vivimos ha pasado a ser una caricatura de lo que los grandes pensadores predican. Un viñeta hecha con cuatro trazos –se podría llamar garabatos– en la que en vez de predicar la desaparición de las fronteras y las puertas abiertas –solidaridad y libertad, para hablar claro– se imponen muros y banderas, los nacionalismos exacerbados, con el ombligo como único epicentro de todo lo que nos está pasando. Yo y yo y mi otro yo como animal de compañía.

En Estados Unidos han dado el último zarpazo a la coherencia. Los estadounidenses han decidido vivir su propio capítulo de "Los Simpsons" y han elegido –como pronosticó la serie hace 16 años– a un showman del radicalismo –evitaré la retahíla de adjetivos, que ya son sabidos– para que sea el faro que les ilumine durante los próximos años. Ave María Purísima.


Foto Jesús Trelis



Vivimos en un planeta que necesita terapia. Contarle a algún psiquiatra qué le pasa. Un diván en el que hablar de por qué Trump se va a ir a vivir a la Casa Blanca, de por qué en Colombia aplazan una paz tan ansiada, de por qué gana el Brexit, la religión se convierte en arma, el terrorismo se hace más cruel cada día y a la gente, con medidas globales en nombre del bien común, se le destripa. Necesitamos terapia. Un diván. El problema es que el doctor, posiblemente él también, hubiera votado a Trump.

"Un día los caballos vivirán en las tabernas / y las hormigas furiosas / atacarán los cielos amarillos que se refugian en los ojos de las vacas", escribió Lorca desde Nueva York en su metafórico poema Ciudad sin Sueño. Imposibles versos llamados a ser realidad, porque si Trump va a poner sus pies sobre la mesa del despacho oval, ya todo es posible. Hasta que Cohen se haya marchado. El último que cierre. Besos.

El Comecocos. Las Provincias, 12 de noviembre de 2016

Comentarios

Entradas populares de este blog

MIS PASEOS CON CHATI

Se llama Chati. (Sí, es cursi; lo sé). Llegó a casa hace unas semanas. Tenía cuatro meses. Patas de medio metro, pelo color canela y una orejas simpáticas. Es mestiza. Podenca y algo más. En el fondo, como todos: sangre de aquí y de allá; del sur y del norte; de abuelo republicano y del abuelo del otro bando; de origen humilde aunque con un tío millonario en América. Mestizos, por todos lados. Un honor. Aunque Hitler y otros locos por la raza nos hubiesen fulminado. Con la mirada. Y algo más.
Su mirada, la de mi mestiza, tiene destello. El brillo de la inocencia, de la gratitud, de sentirse (de pronto) feliz. Aunque en el fondo, también esconde una patina de nostalgia. Por lo vivido, supongo.

A Chati la encontraron deambulando por una autovía, con su madre escuálida y malherida a su lado. Las dos, en medio de la jauría de coches. A su madre, la sacrificaron. Ella, emprendió un nuevo camino a nuestro lado. Y cuando la veo, pienso en ese toque inhumano que, quizás por falta …

SACAPUNTAS

Le encantaban los sacapuntas. Los de metal de toda la vida. Y esos manuales que le das a la manivela y afila el grafito hasta parecer un punzón. Un punzón tan afilado que las palabras salían de él cortantes. Crimen, desamor, estulticia, vergüenza, corrupción, emoción, pasión.
Escribía sangre y con ella montaba una carnicería. Escribía carne y con ella montaba un banquete. Y escribía banquete y montaba una historia en la que un chef de la vieja escuela cocinaba el mejor solomillo Wellington con un delicado puré de patatas al estilo de Robuchon. "Comed queridos, comed", gritaba a sus comensales el cocinero en medio de la algarabía.

Todos ellos eran invitados de excepción para esta historia, en la que un lápiz muy afilado hacía de anfitrión y elegía a quién sentaba a su alrededor. Como si el hecho de poder escribir lo que quisiera, le dotara de un poder extraordinario. El poder de la libertad de expresión: de tener un púlpito desde donde dejar correr las palabras, un estrado desd…

GARABATOS

En el mundo de los políticos y compañía, como si fuera una novela de Agatha Christie, jugaban a los diez negritos eliminando pasito a pasito a los ministros. O intentándolo. Mientras tanto, en el mundo real, una pareja de ancianos, de 70 y pico años eran desahuciados porque la pensión por debajo de 400 euros ya no les daba para más. Por vergüenza al que dirían, se fueron a vivir a un parque casi en secreto. Y allí pasaron los días mirándose en un banco y durmiendo, posiblemente abrazados, bajo un árbol. Mientras el tiempo y la amargura iba pasando de puntillas por su lado.

En el mundo de los políticos y compañía, se reían a carcajadas por la intervención de Donald Trump en la ONU, que aseguraba que en dos años había conseguido más logros que nadie. Mientras, en el mundo real, dos niñas de 6 y 3 años eran asesinadas por su padre de forma salvaje. Y de nuevo, esa crueldad dejaba sobre la mesa la feroz realidad que nos rodea en la que los pequeños son las víctimas de una lacra que no cesa…