Ir al contenido principal

LA BATALLA

La lucha contra la peor pandemia debe contar con el apoyo incondicional de todos
Como un temporal. Llega como un temporal con olas de diecisiete metros. Arrasa tu presente, se lleva por delante tus preocupaciones del pasado, arrastra cualquier cosa que tuvieras en la cabeza para cambiarlo todo, para hacer añicos todo, y colocarte ante el espejo y enfrentarte a una nueva realidad.

Se cuela en tu cuerpo como un monstruo viscoso al que sin la ayuda de alguien ya no podrás dominar. Una fiera rebelde, cruel, encendida, que deambula como una plaga y acaba cobijándose en cualquier cuerpo, bajo cualquier piel donde encuentre acomodo.


La lucha contra él es dura. Afecta a las fuerzas, a la mente, al entorno. Es tremendamente cruda para quien sufre el devastador tsunami personal. Y lo es para quien le acompaña en la vida, que sufre viendo la batalla que el ser querido tiene entablada con ese animal salvaje. Ese que observa como un espectador, día a día, esa lucha con impotencia; queriendo transmitir fuerza, optimismo; intentando dar al ser querido los abrazos que no se dieron; decir las cosas que se quedaron en el tintero; expresarle cuántos sueños les queda por alcanzar...
La llegada de la bestia nos deja impactados. Es difícil saber qué piensa quien la cobija dentro y me parece incluso frívolo intentar hablar por ellos. Desde la distancia, uno siente una admiración eterna por quien batalló con la fiera y la doblegó. Y te diría que mucho más, por quien lo intentó en una lucha de titanes pero acabó extenuado. Sin perder ni un instante las ganas de salir adelante, de ganar la batalla. Siente uno tanta admiración por quien tiene que entablar esa lucha que me ruboriza hasta contarlo. Pero quizá no podemos obviarlo.





Emilio, Inma, Jordi; una amiga, un padre, un hijo; alguien de setenta años, de treinta, de cinco; un señor poderoso, un autónomo, un olvidado. El monstruo, la bestia, el animal salvaje no distingue entre sus víctimas y es, sin duda, la peor pandemia de este siglo. Ver a la gente que lucha contra ella, a los afectados y a los científicos que se empeñan en plantarle cara, es motivo suficiente para denunciar que es intolerable que se recorte en investigación cuando se habla de estos temas. Es lamentable que no se ofrezcan bajas indefinidas, medios psicosociales para ayudar a superar la guerra, que no se habiliten partidas suficientes para que, quien lucha contra el cáncer –sí, el cáncer en todas sus versiones y maldades-, pueda hacerlo con todos los medios.
Nombrarlo nos trae a todos cierta congoja, porque todos conocemos o hemos conocido a alguien que ha ganado la batalla o la ha perdido. Por eso, gritar ¡ánimo!, decir estoy contigo y ayudar a que, en un futuro, se pueda paliar este atroz temporal es lo mínimo que podemos hacer. A los que luchan y a los que lucharon, desde el recuerdo, besos.

El Comecocos, Las Provincias, 4 de febrero 2017

Comentarios

Entradas populares de este blog

MIS PASEOS CON CHATI

Se llama Chati. (Sí, es cursi; lo sé). Llegó a casa hace unas semanas. Tenía cuatro meses. Patas de medio metro, pelo color canela y una orejas simpáticas. Es mestiza. Podenca y algo más. En el fondo, como todos: sangre de aquí y de allá; del sur y del norte; de abuelo republicano y del abuelo del otro bando; de origen humilde aunque con un tío millonario en América. Mestizos, por todos lados. Un honor. Aunque Hitler y otros locos por la raza nos hubiesen fulminado. Con la mirada. Y algo más.
Su mirada, la de mi mestiza, tiene destello. El brillo de la inocencia, de la gratitud, de sentirse (de pronto) feliz. Aunque en el fondo, también esconde una patina de nostalgia. Por lo vivido, supongo.

A Chati la encontraron deambulando por una autovía, con su madre escuálida y malherida a su lado. Las dos, en medio de la jauría de coches. A su madre, la sacrificaron. Ella, emprendió un nuevo camino a nuestro lado. Y cuando la veo, pienso en ese toque inhumano que, quizás por falta …

SACAPUNTAS

Le encantaban los sacapuntas. Los de metal de toda la vida. Y esos manuales que le das a la manivela y afila el grafito hasta parecer un punzón. Un punzón tan afilado que las palabras salían de él cortantes. Crimen, desamor, estulticia, vergüenza, corrupción, emoción, pasión.
Escribía sangre y con ella montaba una carnicería. Escribía carne y con ella montaba un banquete. Y escribía banquete y montaba una historia en la que un chef de la vieja escuela cocinaba el mejor solomillo Wellington con un delicado puré de patatas al estilo de Robuchon. "Comed queridos, comed", gritaba a sus comensales el cocinero en medio de la algarabía.

Todos ellos eran invitados de excepción para esta historia, en la que un lápiz muy afilado hacía de anfitrión y elegía a quién sentaba a su alrededor. Como si el hecho de poder escribir lo que quisiera, le dotara de un poder extraordinario. El poder de la libertad de expresión: de tener un púlpito desde donde dejar correr las palabras, un estrado desd…

GARABATOS

En el mundo de los políticos y compañía, como si fuera una novela de Agatha Christie, jugaban a los diez negritos eliminando pasito a pasito a los ministros. O intentándolo. Mientras tanto, en el mundo real, una pareja de ancianos, de 70 y pico años eran desahuciados porque la pensión por debajo de 400 euros ya no les daba para más. Por vergüenza al que dirían, se fueron a vivir a un parque casi en secreto. Y allí pasaron los días mirándose en un banco y durmiendo, posiblemente abrazados, bajo un árbol. Mientras el tiempo y la amargura iba pasando de puntillas por su lado.

En el mundo de los políticos y compañía, se reían a carcajadas por la intervención de Donald Trump en la ONU, que aseguraba que en dos años había conseguido más logros que nadie. Mientras, en el mundo real, dos niñas de 6 y 3 años eran asesinadas por su padre de forma salvaje. Y de nuevo, esa crueldad dejaba sobre la mesa la feroz realidad que nos rodea en la que los pequeños son las víctimas de una lacra que no cesa…