Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2017

SIN PALABRAS. UN MERCADO EN AMSTERDAM

Fotos Propiedad: Jesús Trelis











UN VERANO CON FRANCIS DRAKE

La mochila. Pantalones, camisetas. Esas cosas del vestir. Una gorra. Un cepillo para los dientes. Una baraja de cartas para hacerse el solitario y dejar volar el azar: descubrir si el verano te pintará copas, oros, bastos… Que las espadas pasen de largo.

Un libro de aventuras, para creerse Tintín, James Bond o Terence Hills en "Le llamaban Trinidad"; unos poemas de amor de Byron o de Neruda, por si a las sirenas hay que conquistar; un caza estrellas para, antes de que llegue la lluvia fugaz, ir atrapando a Casiopea, a la Osa Mayor y a la Menor, el astro del Principito y todo un bestiario astral que haga de tus días de calima algo sideral.




Volcanes, grutas, la sabana salvaje. Ríos, lagos, mares. Una toalla sobre la que tirarse a pie de playa para ver amanecer todas las mañanas y pescar hazañas: un naufragio entre pirañas, un descenso entre lava, un manantial de tinta del que brotan las palabras. Una toalla en la que esperar que la marea atrape tus pies, un pulpo se enrede entre…

EL DÍA QUE MATÉ AL ALACRÁN

Medio siglo. La vida puede ser medio siglo. Cincuenta años y en ellos: Un globo, dos globos, tres globos, María Luisa Seco o Gloria Fuertes recitando: "don Pato y don Pito/ dan un paseíto". De Starsky & Hutch con su Gran Torino a los Hombres de Harrelson. Érase una vez, el Un, dos, tres y, años después, Dallas y Falcon Crest.



Los chicles de canela, el regaliz negro, los polos de naranja por fuera y el corazón de fresa. Rebañar el bote de Nocilla. "Xurro, mitgamanga o mangotero". Todo el día por el suelo. Las canicas, "el clot", rodilleras en el pantalón. Estudiar, suspender, aprobar, repetir, volver a empezar, superar, memorizar, examinarse hasta el no va más.

La EGB y doña Carmen, el maldito verbo to Be, las clases de Latín, la Física que se disolvía como la química y el regocijo de verse universitario en un tiempo en el que nos creímos que eso servía para algo. El primer cigarro, la cerveza y su amargor, la borrachera de rigor, la discoteca, las canci…