Ir al contenido principal

CAÑONAZOS EN HYDE PARK

Esta semana, las tropas del rey (en este caso de la reina de Gran Bretaña) dispararon 41cañonazos en Hyde Park. La Compañía de Artillería, otras 62 salvas desde la Torre de Londres. Todo, en honor del nuevo miembro de la familia real inglesa. La duquesa de Cambridge acababa de dar a luz a su tercer hijo: un varón que pesó 3,8 kilos. Kate Middleton parió por la mañana, a eso de las once; por la tarde ya posó con su bebé en las puertas del hospital.

El feliz momento me hizo pensar que el retoño de los príncipes de Cambridge había tenido suerte (o al menos más suerte que otros): iba a tener asegurada una exquisita educación y unos privilegios sociales posiblemente extraordinarios. Y hasta podría montar a caballo a placer en cualquiera de los castillos que la casa real británica tenga repartidos por su mundo.

Pensé que la aparente fortuna había sonreído al pequeño (aunque el tiempo dirá). Igual que les pudo sonreír a mis hijas por haber nacido en un país que, con sus achaques (especialmente políticos), tiene garantizado un mínimo bienestar social. Privilegios de los países de Occidente. Aunque también mascullé que no es lo mismo nacer aquí que allí. En tal ciudad o barrio. No es lo mismo aunque todos al nacer seamos, más o menos, igual: un par de ojitos, una piel arrugada, un diminuto cuerpo y un corazón brincando.





Reflexioné con todo eso mientras en mi imaginación retumbaban las salvas lanzadas desde la Torre de Londres. Y pensé, al tiempo, que otros niños tuvieron que escuchar, hace nada, caer bombas químicas sobre sus casas. Y sentí estupor al recordar, aunque el tiempo diluye el impacto, las imágenes de aquellos pequeños, de brazo en brazo, sumergiéndolos bajo chorros de agua para descontaminarlos del atroz ataque.

Pensé que los niños no tienen culpa de nacer aquí o allí. Que la vida, el destino, es así. Pero al tiempo me dije que algo hacemos mal, muy mal, permitiendo que esto sea nuestro día a día. Quizás porque nos hemos acomodado en una sociedad en las que los cañonazos los escuchamos según nos convenga. Si retumban más allá de nuestro ombligo, nos suele dar igual.

Me estremece pensar en ello. Con que habitamos en un planeta inmune ante los cadáveres de niños flotando en el Mediterráneo porque sus padres ansían libertad; un lugar donde desalmados siguen acabando con la vida de los menores de su casa en nombre de no sé qué diabólico impulso machista y aniquilador; una tierra en la que, aunque ya nadie se acuerde de ellos, siguen muriendo de hambre pequeños de aquella África saqueada, y una humanidad en la que los niños de Siria braman.

Son los cañonazos del destino. Besos.

El Comecocos, Las Provincias, 28 de mayo de 2018












Comentarios

Entradas populares de este blog

MIS PASEOS CON CHATI

Se llama Chati. (Sí, es cursi; lo sé). Llegó a casa hace unas semanas. Tenía cuatro meses. Patas de medio metro, pelo color canela y una orejas simpáticas. Es mestiza. Podenca y algo más. En el fondo, como todos: sangre de aquí y de allá; del sur y del norte; de abuelo republicano y del abuelo del otro bando; de origen humilde aunque con un tío millonario en América. Mestizos, por todos lados. Un honor. Aunque Hitler y otros locos por la raza nos hubiesen fulminado. Con la mirada. Y algo más.
Su mirada, la de mi mestiza, tiene destello. El brillo de la inocencia, de la gratitud, de sentirse (de pronto) feliz. Aunque en el fondo, también esconde una patina de nostalgia. Por lo vivido, supongo.

A Chati la encontraron deambulando por una autovía, con su madre escuálida y malherida a su lado. Las dos, en medio de la jauría de coches. A su madre, la sacrificaron. Ella, emprendió un nuevo camino a nuestro lado. Y cuando la veo, pienso en ese toque inhumano que, quizás por falta …

SACAPUNTAS

Le encantaban los sacapuntas. Los de metal de toda la vida. Y esos manuales que le das a la manivela y afila el grafito hasta parecer un punzón. Un punzón tan afilado que las palabras salían de él cortantes. Crimen, desamor, estulticia, vergüenza, corrupción, emoción, pasión.
Escribía sangre y con ella montaba una carnicería. Escribía carne y con ella montaba un banquete. Y escribía banquete y montaba una historia en la que un chef de la vieja escuela cocinaba el mejor solomillo Wellington con un delicado puré de patatas al estilo de Robuchon. "Comed queridos, comed", gritaba a sus comensales el cocinero en medio de la algarabía.

Todos ellos eran invitados de excepción para esta historia, en la que un lápiz muy afilado hacía de anfitrión y elegía a quién sentaba a su alrededor. Como si el hecho de poder escribir lo que quisiera, le dotara de un poder extraordinario. El poder de la libertad de expresión: de tener un púlpito desde donde dejar correr las palabras, un estrado desd…

GARABATOS

En el mundo de los políticos y compañía, como si fuera una novela de Agatha Christie, jugaban a los diez negritos eliminando pasito a pasito a los ministros. O intentándolo. Mientras tanto, en el mundo real, una pareja de ancianos, de 70 y pico años eran desahuciados porque la pensión por debajo de 400 euros ya no les daba para más. Por vergüenza al que dirían, se fueron a vivir a un parque casi en secreto. Y allí pasaron los días mirándose en un banco y durmiendo, posiblemente abrazados, bajo un árbol. Mientras el tiempo y la amargura iba pasando de puntillas por su lado.

En el mundo de los políticos y compañía, se reían a carcajadas por la intervención de Donald Trump en la ONU, que aseguraba que en dos años había conseguido más logros que nadie. Mientras, en el mundo real, dos niñas de 6 y 3 años eran asesinadas por su padre de forma salvaje. Y de nuevo, esa crueldad dejaba sobre la mesa la feroz realidad que nos rodea en la que los pequeños son las víctimas de una lacra que no cesa…